28 Jul 2021

67. POESÍA ECUATORIANA. RAÚL VALLEJO

-26 Sep 2020

 

CONFINAMIENTOS

 

No hay cómo negar este exilio de nosotros mismos

que estamos viviendo.

La patriecita imaginada se deslíe frente al confinamiento

en el país particular que es cada casa.

Convivimos junto a nuestros miedos y la esperanza

es un globo pueril que escapa de nuestra mano.

La fragilidad del ser humano ante la incertidumbre del mundo

no se supera con la charlatanería de los influyentes:

hay que lidiar con aquellos espectros que nos aprietan

la garganta sin que sepamos por qué.

El desasosiego no es solo por el encierro

sino también porque una ciudad de postal nos mostró,

al fin, el rostro escondido de su inequidad.

Estamos anclados, como barcos temerosos de su desguace,

a la nostalgia de los días en que caminábamos

bordeando la ría y había siempre un café fragante para platicar,

ese otro que hizo posible que entonces existamos,

ese cuya memoria nos hará lo que seremos.

Somos el exilio del ser que fuimos,

sobrevivientes confinados al yo y su resiliencia.

 

De Puerto del coronavirus, inédito.

 

 

¿CÓMO SEREMOS CUANDO NOS VOLVAMOS A VER?

 

¿Nos acordaremos de aquel libro olvidado

que leímos durante el encierro?

¿del instante feliz por aquella música vuelta a escuchar?

¿de los lunes que perdieron su lento amanecer?

¿de la bulliciosa solitud de un viernes?

¿Disfrutaremos, por sobre todas las cosas,

del rito sagrado de compartir nuestro pan?

¿Nos amaremos en la eternidad de lo breve?

¿Volveremos a la vorágine en la que nos atrapa el mundo,

esa vorágine que nos conduce más rápido hacia la muerte?

 

De Puerto del coronavirus, inédito.

 

 

DEL DIARIO SECRETO DE MARILYN

 

I. The Misfits

El sexo es parte de la naturaleza y yo me llevo de maravillas con ella.

Arthur Miller decía que el poder es un afrodisíaco para las mujeres

          y que las rubias somos especialmente sensibles a su aroma.

Yo duermo vestida con solo una gota de Channel # 5.

          Para mi gusto, el poder apesta.

El sexo es siempre una complicación para los hombres de letras

          —escriben demasiado sobre él—

se mortifican con el recuerdo de vida que les toca.

Arthur, amor inútil, me hizo la Roslyn de la película final

Clark Gable me regaló la sabiduría de su vejez y siendo Roslyn fui su última yegua. 

¿Por dónde andas Joe DiMaggio?

Los peloteros mascan tabaco de Virginia y son buenos amantes.

 

II. Happy Birthday, Mr. President

JFK nunca pensaba demasiado cuando hundía su cabeza

entre mis piernas largas que apuntaban orgiásticas a la luna.

El hombre más poderoso del mundo se arrodilla ante mí y tiemblo.

Mr. President es la prueba de que los maridos son buenos amantes

cuando están traicionando a su mujer. Happy Birthday.

Católico y rijoso como buen irlandés.

Con sus hombres de gafas oscuras apostados en los recibidores

de nuestros hoteles, alcahuetes, Hoover nos cronometra cada orgasmo.

JFK lo sabe y es temeroso de ese Dios.

          —Sus esbirros no servirán para un carajo el día que alguien me dispare.

Los políticos son mañas y silencio

          y el poder el único orgasmo por el que matarían.

Cuando los hombres se quedan callados después del sexo es porque se acerca el fin.

          Ahora lo sé:

          el hombre más poderoso del mundo finalmente es solo un hombre

          y la verdad del amor no se lleva bien con la crueldad del Estado.

¿Continúas en casa Joe DiMaggio?

Two strikes, three balls. ¡te vas o te quedas?

 

III. El hermano menor

Robert ha sido un consuelo.

Los hermanos menores siempre son un triste consolador.

Es dulce pero se caga de miedo.

Le teme a Hoover, a Ethel, su mujer, a la mafia, le teme

          a su cuerpo y nunca se entrega

          y su Rolex es una bomba del tiempo entre los dos.

Habla demasiado y yo me ahogo en sus secretos

          Por estas minucias resulta que degüellan a las concubinas.

Robert quiere que mantenga cerrada la boca.

Los hermanos menores siempre se encoñan y son exigentes.

Es hipócrita y violento pero sonríe bien.

Quiere apropiarse de los recuerdos de mi niña violada.

Sembró sus secretos en mí y pretende cosechar mi silencio.

¿Correrías a casa por mí, señor DiMaggio, 56 veces seguidas?

¿Celebrarías mi funeral, Joe? ¿Llevarías flores a mi tumba cada semana?

 

IV. 4 de Agosto de 1962

Soy una muñeca moribunda, cebada de cocaína,

muñeca de nembutal bajo las oscuras luces de Hollywood.

Pero voy a ventilar este maldito asunto.

          Ni Frank Sinatra ni sus mafiosos podrán detenerme.

Todo apesta y vomitaré sobre el mantel del banquete de los cerdos.

Que venga la prensa y que caiga sobre todos ellos

          las moscas son felices cuando se posan sobre la mierda.

Estoy tiritando en pleno verano y ya los veo.

Temo a la solitaria noche de Los Ángeles y ya los veo.

¡Oh, Joe, no permitas que ellos se me acerquen!

¿Por qué diablos no contestas el teléfono, Joe, por qué?

 

De Mística del tabernario, 2015

 

 

Raúl Vallejo (Manta, Ecuador, 1959). Doctor en Literatura por la Universidad Pablo de Olavide, de Sevilla, España. Entre otros, ha publicado los poemarios: Cánticos para Oriana (2003); Crónica del mestizo (2007, Premio VI Bienal de Poesía «Ciudad de Cuenca»); Missa solemnis (2008); Mística del tabernario (2015, Premio Latinoamericano de Poesía «José Lezama Lima» 2017); asimismo, las novelas El perpetuo exiliado (2016, Premio de la Real Academia Española 2018); Gabriel(a) (2019, Premio de Novela Corta «Miguel Donoso Pareja» 2018). Fue jurado del género poesía del 60° Premio Casa de las Américas. Más información en www.raulvallejo.com

 



Compartir