06 Ago 2021

29. POESÍA MEXICANA. ESTEBAN RÍOS CRUZ

-17 Oct 2020

GUENDARACALA’DXI’ XCUIDI

 

Jñaa’, pa bidó’ ndxoo

ruga’de’ naa xquenda bisiá,

ñaa ra noo xpele ubidxa

ne niba’na’ ti ndaa buu cá gui

ni nicuaani’ gui lodé xtilu’.

Nixooba ca xpandaga biaani’ ni

ti ñanda nuzaane’ xilase

ni rusuchoondu’ xquendaruuyalu’.

Laaca ñeedaniá bi yu’xhu’ lo ca xhiaa,

ninaba’ ca na’ ni naro’ba’ xhaata’

nucuiidxi’ ca lari deru gudiibilu’

ora nisayé canazá lo layú yoo.

Jñaa’, nagasi du’ naca’ ti bichubé,

canazaya chaahui’ chaahuigá

lo bandaga riini’ xti’ guendananaxhilu’.   

 

 

DESEO INFANTIL

 

Madre, si el gran dios

me regalara el don de ser águila,

iría hasta la hoguera del sol

para robarle un trozo de fuego

que avive siempre tu brasero.

Deshojaría sus pétalos de luz

para iluminar la tristeza

que a veces eclipsa tu mirada.

También traería el viento en mis alas,

haría que sus brazos de horizonte

te secaran la ropa recién lavada

cuando la lluvia se pasea en el patio.

Madre, por ahora soy un caracol,

camino con pasos lentos

sobre la hoja verde de tu ternura

 

 

GUENDANUNA

Diidxa’ guicaa Xunaxi ne Ubiidxa

 

Cadi ca ugaanda’ laanu na’ dxi zezá

guxhiiña’ duuba’ xti’ laanu

lo yaza yaabi’ guendariedasiló,

la guxhele’ ndaga guendarioodxisi’

-ruaa yoo ni rudi’ deche ubidxa-

ti ganda guidxagalonu binisa xti’ ca diidxa’

ni rini’ laanu ni bizaaca neegue’

dxi ye xigaa, guiiba’ guchi, duubi xhiaa ca xumbe’

gúcaca ye’ guendarieche’,

nisa candani ni guicaa ca ladxidú’ binni,

dxi guendascarú ne guendabiaani’

gúpaca niaa za, yeló guibá’,

ra guendariní’xpiaani’ bizaani’ sica ti ubidxa,

naquiite ndaani’ yoo ro’ galaa dxi.

 

 

DESTINO

A Xunaxi y Ubiidxa

 

Antes que la mano del tiempo

borre la huella de nuestros nombres

en la página frágil de la memoria,

abramos el silencio de par en par

-puerta de espaldas al sol-

para recibir la brisa de las voces

que nos hablan de otros ayeres,

cuando el jade, el oro, las plumas de las garzas

eran la flor de la alegría,

agua de manantial para los corazones,

cuando la belleza y la sabiduría

tenían pies de nubes, ojos de cielo,

y el pensamiento brillaba como el sol,

festivo en su palacio de mediodía.

 

 

CANIAA LII

Diidxa’ guicaa Mari

 

Ora rucaique lii,

bi ruzugaa lo xayanne’

sica ti manixhiaa naca guendaridxagayaa

ra guuya’ xpandá lo nisa.

Guirá jluxu xti’ guendariní’ ique

riuuda’ ti ganda guzá’ca lolu’,

guendaruxidxi’ xiñá’ lade guidiruaalu’

ni ribeecue’ yuuba’ ne guendananaxhi.

Riniá lii ra rigui’ba’ xigaa guendariedasiló,

ubidxa raca guichi yaga xti’ biaani’

ti ganda quiidxi’ cue’ ti’xhu’ nabé.

Nadxiaa lii xa’na’ nisayé xti’ diidxa’,

nagaasi du’ noo rini xtinne’ candaabi’

ne raca ti guiigu’ xti’ guendariní’ xpiaane’,

runi rucaique lii, riniá lii, ne racala’dxe’ lii.

 

 

NOMBRÁNDOTE

A Mari

 

Cuando te pienso,

el viento se posa en mis hombros

como un ave hecha asombro

ante su figura reflejada en el agua.

Cada hebra de mi pensamiento

se trenza para construir tu rostro,

esa sonrisa roja entre tus labios

que separa el dolor de la ternura.

Te nombro y reverdece la memoria,

el sol se troca en astillas de luz

para rodear tu breve cintura.

Te amo bajo esta lluvia de voces,

en esta hora que mi sangre arde

y se convierte en un río de fantasías,

porque te pienso, te nombro y te deseo.

 

 

NOOA XHUBENAYA’ LÁDILU’

 

Nooa xhubenaya’ ládilu’ chaahuigá

dede ra guidubi guidiladi ca naya’,

gahua lii bixidu’ sica runi ubidxa ne ca yaga

xa’na’ xiaguze cadi huada’na’ xti’ gusibá,

gaxha ca guixi xti’ xilase

pa gusuló igaa ndaani’ ca yelolu’.

Ra si rudiá naa lii ricaa caadxi’ ni naca’,

rusaana’ gaca’ ti ye canarenda stubi

ni cadi guiruti na’ ba’du’  riná caana’,

riluxe raca’ ti layú yoo deru bilooba’                        

ra canazá bere lele cunuchibi yuuba’ ra roonda’.

Ne lii, gunaa, guendanayeche’ riree laya’

ne rusuló rizá lo na’ ne niaa ca neza rini xtinne’.

 

 

QUIERO ACARICIARTE    

 

Quiero acariciarte dulcemente

hasta que se gaste la piel de mis manos,

besarte como el sol a los árboles

bajo la desnudez intacta del verano,

desyerbar la tristeza

si empieza a crecer en tus ojos.

Sólo al darme a ti tomo un poco de mí,

dejo de ser la piedra abandonada

que ninguna mano infantil quiere tocar,

me vuelvo un patio recién barrido

donde el alcaraván ahuyenta el dolor con su canto.

Contigo, amor, la felicidad muda de dientes

y aprende a gatear en el camino de mi sangre.

 

 

Esteban Ríos Cruz. Poeta binnizá (zapoteco) de Asunción Ixtaltepec, Oaxaca (1962). Premio Nacional Nezahualcóyotl de Literatura en Lenguas Mexicanas en 2018; Premio de Literaturas Indígenas de América (PLIA) 2014 y el Premio CaSa en Creación Literaria en Lengua Zapoteca 2012. Becario del SNCA del FONCA en Letras en Lenguas Indígenas. Sus poemas han sido traducidos al italiano, francés, inglés y maya. Es Dr. en Ciencias de la Educación. Sus libros publicados son: Desandar la memoria (1984), Canción en vigilia (1999), Dxi gueela gaca’ diidxa / Cuando la noche sea palabra (2006), Ubidxa xti’ galaa dxi / Sol de mediodía (2008), Ca diidxa’ guchendú / Palabras germinadas (2008), Ca xquelaguidi dxizezá / Los huaraches del tiempo (2011), Xaniaa gueela’ / Al pie de la noche (2014) y Ca guichu’ guendarieedasiló / Las espigas de la memoria (2019).



Compartir