28 Jul 2021

7. POESÍA CUBANA. NERSYS FELIPE

-28 Nov 2020

 

TRANSFORMACIÓN      

 

La niña está en la playa,

está en biquini,

en un biquini verde

de ocho cascabeles

y muchos plines.

 

Las olas se suceden,

una la empapa,

cascabeles y plines

se sueltan, nadan.

 

Y porque jugar quiere

y está descalza,

se vuelve sirenita

y entra en el agua.

 

 

RUEGO 

 

Sirenita de cola

recién crecida,

si delfín me volviera

te seguiría.

 

Pero nadar no puedo.

El hondo mar da espanto.

¿Por mí salir querrías

del agua un rato?

 

Aún tengo conmigo

tus zapatos.     

 

 

PÉRDIDA

 

Ya no estás en tu playa

de raro encanto

volviéndote sirena

y yo mirando.

 

Me he quedado sin plines,

sin cascabeles,

perdí tus pies descalzos,

sueño que vuelven.

 

Se acerca una canoa.

Tú nadas lejos.

Una canoa sola.

Entro al agua,

la abordo,

y remo, remo…

 

 

OLA

 

El mar me está dando

su ola más tibia,

llegada de lejos,

rizada,

mansita.

 

Me roza, me envuelve,

me ciñe y empapa,

y empapada siento,

orlado de conchas

y flores de agua,

de mi niña el hálito.

 

Y por no perderlo,

me aquieto,

me ovillo,

quédate, le pido,

y aguardo.

 

 

PAÑUELITO

 

Pañuelito tengo:

ligero

de estreno

y de regalar.

 

Pero es gris su seda.

Pintan gris la pena.

Si el cielo se agrisa

entristece el mar.

 

Ese solo tengo,

ese nada más.

 

Que el cariño mío

su gris, lila vuela,

lo arome de lirios,

le borde libélulas,

lo haga volar.

 

Pañuelito tengo

y te lo voy a dar.

 

 

NOSTALGIA

 

Aquellas medias tuyas

listadas en rosado

—de uno, dos, tres, cuatro

gatos bordados—

deslucidas y rotas

aquí quedaron. 

 

Entra y sale la aguja,

va y viene el hilo

y es como si estuvieras

aquí, conmigo.

 

Las lavo:

el agua tibia,

tu recuerdo en mis manos,

la espuma de lavanda,

bajo techo el secado.

 

Urgida me las pongo,

ronronean sus gatos,

me acompañan, me escoltan

del cuarto al patio

y es como si estuvieras

en mis zapatos.

 

Tus medias en mi casa.

Tus medias en mis pasos.

 

 

PLAN DE VIAJE

 

Cumplimiento, urgente.

Quién lo dicta, la nostalgia.   

Travesía por un ancho y profundo mar.

La barca, inaufragable.

Derrotero, recto al norte, y a cargo de la brújula y del bregar de a bordo, mis manos y

          mi loco y apresurado corazón.

Motivos del viaje:

Verla.

Besarla.

Mirarme en sus ojos y escuchar su voz.

Ocultarle mi pena.

Darle mis torrejas.

Y en cuatro posturitas de mariposa blanca,

mi patio, nuestro patio con su aljibe, sus ranas

y su viejo cantero abierto en flor.

 

 

LA VOY A CONVIDAR

 

Se fue siendo pequeña, y porque empieza a ser grande, la voy a convidar a vivir con

          Peter Pan.

Pero solo por un mes, pues ansía ser más, mucho más que niña grande y quiere

          serlo ya.

Puede que otros abuelos lo estén considerando. Por eso reservaré sin tardanza alojamiento y tres boletos aéreos: uno La Habana-Miami y dos Miami-Isla del Nunca Jamás.

Viajaremos en agosto, Peter Pan la hechizará, volverá ser pequeña y tendré que

          mecerla y cantarle en el sillón.

María Moñitos se fue a bañar,

dejó la ropa en el platanal.

Querrá cantar conmigo…

Vino un chivito y se la comió,

María Moñitos se resfrió.

Y luego un beso suyo, entre mi hombro y mi argolla, que es donde el cuello se me

          ahonda y entibia.

La voy a convidar. Y si Peter nos aloja con él un mes, en agosto serán cuatro semanas

          y tres días.

Aguardando respuesta quedo. Y esperando que en la Isla del Nunca Jamás “las

          semanas tengan más de siete días”

Dios querrá verlo.

Cruzo los dedos.

 

 

QUIERO CONTARTE

 

La yerba es feliz, tiene al rocío.

Madruga para verla, y en cuanto el sol entibia, se va.

Pero la limpia, la refresca, la empina, la pone linda.

Para tenerlo, ella espera.

Yo, por tenerte, espero y hago más:

Aunque no escribas, te escribo.

S tú, corto, yo, largo.

Si espaciado, yo a diario.

Y afino mis mensajes, los coloreo, les invento música para cantarte, locas ocurrencias para alegrarte.

Y con tus prontas respuestas, me limpias, me refrescas, me empinas, me pones linda.

Quería contártelo.

La yerba tiene al rocío.

Y yo, mar por medio, te tengo a ti.

 

 

DICIEMBRES

 

Diciembre otra vez.

Cambia el tiempo, se enfría.

Cielo claro, aire fino y yo pensando en ti desde el pinar del río.

Lo caminé tantas veces, ni una contigo, y hoy vine a escucharlo, a oler sus pinos.

Su música, la misma.

Reconozco su aroma.

Y una alfombra de agujas va formándose –crujiente, suave, parda—por si en algún

          diciembre vinieras a pasear, de mi mano, a su sombra.

 

 

VUELOS

 

Por un mar de encanto,

cazando olas lilas,

vuela un delfín.

 

En pos de bayas rojas,

un tomeguín.

 

Y tras la niña ausente,

las flores mariposas

de mi jardín.

 

 

Nersys Felipe Herrera (Pinar del Río, Cuba, 1935) es profesora, poeta y narradora. Fundadora del Grupo de Teatro Guiñol de Pinar del Río y profesora en la Escuela de Arte de esa provincia. Ha recibido varios premios y distinciones en su vida profesional. Es miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).



Compartir