28 Jul 2021

ESSENTIAL HISPANIC POETRY READINGS DOSSIER. MARIO MELÉNDEZ

-03 Abr 2021

 

 

ESSENTIAL HISPANIC POETRY READINGS DOSSIER

FIRST SERIES

MARIO MELÉNDEZ

 

 

La muerte pidió que la cremaran

y esparcieran sus cenizas

sobre todos los vivos

 

 

TRES KILOS PESÓ LA MUERTE

 

Cuando nació la muerte

nadie quiso tomarla en brazos

era tan fea como las gordas de Botero

 

No durará mucho

dijo la madre al salir del parto

tan resignada y ausente

como una piedra en medio del temporal

 

Pero la muerte traía en los ojos

una luz endiablada

un dulce escalofrío de eternidad

 

Se equivocaron los médicos

y la matrona

y aquél que pasó la noche

llamando a la funeraria

 

Ahora es un bebé robusto

comentan las enfermeras

y a veces hasta Dios le cambia de pañales

 

  

CRIATURAS

 

Tus muñecas tienen las manos heladas

parece que juegan con la muerte a la escondida

y no se cansan jamás

 

Quién peina a tus muñecas cuando te duermes

 

Tus muñecas se peinan solas

y cuentan hasta diez con los ojos cerrados

mientras la muerte envejece bajo tu cama

 

 

LA MUERTE ROBÓ LOS ZAPATOS DE DIOS

 

La muerte robó los zapatos de Dios

Le quedaban grandes y los usaba de todas formas

los lustraba ceremoniosamente antes de salir

y había dejado escrito en su diario de vida

Quiero morir con los zapatos puestos

Ni siquiera se los quitaba cuando dormía

Cuando se daba un baño de tina

esos zapatos burbujeaban como si hablaran

como si Dios enviara recados del otro mundo

entonces la muerte los acercaba a su oído

y las cosas que escuchaba la hacían llorar

 

 

LA MUERTE PERDIÓ LA RAZÓN

 

Dios se fue con otra

Dejó a la muerte llorando por los rincones

Guardó unas cuantas cosas:

su diario de vida, el retrato de Cristo

unas sábanas que eran de su madre

y salió con su maleta como si nada

La muerte entró en estado de shock

peinaba a sus muñecas durante horas

vagaba desnuda por los cementerios

sin conocer a nadie, perdida entre esas tumbas

que no dejaban de mirarla

entre esas fosas que añoraban abrazarla

como cuando era niña

y jugaba a la escondida con las arañas

o se enojaba con los gusanos

porque nunca la encontraban

Qué noches aquellas

                                 Y ahora, tan sola

tan ausente en su propia oscuridad

incapaz de recordar detalles, rostros

sólo los labios de Dios cantándole al oído:

Te amaré aunque tenga final*

 

*Tema de Silvio Rodríguez.

 

  

AUTORRETRATO DE LA MUERTE

 

Qué puedo agregar de mí

que no se haya dicho o escrito

o publicado por esa manga de reporteros

parados noche y día en las afueras del cementerio

subidos en las cruces

escondidos en los nichos vacíos

atrincherados en la fosa común con sus cámaras

          hambrientas

para ver si me atrapan en algo poco digno

o consiguen un registro de mi esbelta anatomía

o se llevan la exclusiva de mi rostro al despertar

saliendo de ese féretro que parece congelador

o tomando el sol en traje de Eva

recostada sobre la tumba de mi madre

Qué puedo agregar de mí

que los gusanos no aclararan en su momento

que Chagall no tuviera en mente

mientras colgaba detrás de su tela

o esas moscas que acompañaban los restos

          de Baudelaire

no hayan hablado en la sobremesa

o el fantasma de Vallejo no sospechara

en esa noche de aguacero

Qué puedo agregar de mí

salvo que he sido feliz en los campos de batalla

aconsejando a los suicidas

mientras se miran al espejo por última vez

visitando a los enfermos terminales

tomando la palabra en el entierro de Cervantes

cargando el ataúd de Miguel Ángel o John Lennon

probándome el pijama de Mandela

Qué puedo agregar de mí

si cada letra de mi loca biografía

la escribirán ustedes tarde o temprano

 

 

OBSESIÓN FATAL

 

La cabeza del Bautista rodará

hasta el fin de los tiempos

mientras la muerte

no deje de creerse Maradona

 

De La muerte tiene los días contados.

 

  

Mario Meléndez (Linares, Chile, 1971). Estudió Periodismo y Comunicación Social. Entre sus libros figuran: Apuntes para una leyenda, Vuelo subterráneo, El circo de papel, La muerte tiene los días contados, Esperando a Perec y El mago de la soledad. Parte de su obra se encuentra traducida a diversos idiomas. Durante varios años vivió en Ciudad de México, donde dirigió la serie Poetas Latinoamericanos en Laberinto ediciones y realizó antologías sobre la poesía chilena y latinoamericana. A comienzos del 2012 fija su residencia en Italia. En 2013 recibe la medalla del Presidente de la República Italiana, concedida por la Fundación Internacional don Luigi di Liegro. Al inicio de 2015 es incluido en la antología El canon abierto. Última poesía en español (Visor, España). En 2017 algunos de sus poemas aparecen traducidos al inglés en la mítica revista Poetry Magazine de Chicago. Es considerado una de las voces más originales de la nueva poesía latinoamericana. En 2018 regresa a Chile para asumir como editor general de la fundación Vicente Huidobro.

 



Compartir