24 Jul 2021

233. POESÍA PERUANA. LUDWIG OSCAR SAAVEDRA TARAZONA

-23 May 2021

 

14N

 

Oh Pachacamac de los ojos de luto

Yo te escribo con pinceles de ajo

Oh Pachacamac dios de las revueltas

Tú que haces temblar al mundo

Permíteme quedarme fijo en la mirada abyecta de un dragón de humo

Permíteme quedarme en equilibrio en la bala que rompe el esternón más puro del muchacho

Permíteme quedarme puro y fijo en la cuadratura de la bala que rompe el sonido del muchacho

Permíteme Oh Pachacamac ser más bendito que todos los fantasmas abyectos

que rasgan mi pasado

Permíteme decirle a todos este canto.

 

 

BLUES DE LA LUZ ÁMBAR DE ALUMBRADO PÚBLICO

 

Barrio ven
jala tu silla y siéntate
a ver cómo cruzan la calle los algodoneros
cargando sus dulces espumosos
como nubes rosadas lilas y turquesas.

M. MORQUENCHO.

 

Billie Holiday será elegida alta nota

Del centro de Lima   hecho jirones

Su canto serpenteante   sus pupilas expandiéndose

Noche que nos acoge

Porque sabe amar

 

Nuestras miradas idas estallan

Somos un pueblo joven metido en una casa cool

Somos aves fénix gastadas de tanto resucitar

 

La luna pronuncia palabras que no entiendo

No puedo buscarte

La policía mantiene el ostracismo y la paranoia

 

Cántale con ternura al viejo estibador cuyos músculos no pueden más

Y se sienta a ver los autos   la gente   las nubes   fluir

Canta con libertad un blues

A los campamentos de soledad que resisten por amor o rutina

En los cerros de la ciudad

Cántanos   casi feliz   una (j)oda a las flores de los acantilados de la Costa

                                                                                                 [Verde

Así:

 

Hay leves tentáculos de sal en las tenues venas de las flores

Han dormido bien y la aurora de párpados lila

Las despierta de su sueño marino…

 

Escucharemos tu canto

Y podremos resistir sabiendo sembrar sueños

Sangre en la brisa.

 

 

K    

A Gregor Samsara

 

Origen incierto   

Concierto para violín en La menor de Bach  

Nubes moradas

Óleo hiriente de olas color miel

 

Aeroplanos febriles en la garúa fría

Placenteras   inconscientes ataduras al Samsara

 

No es Brescia  K  es solo tristeza

Vacío como el mar ojos de diamante

 

Por ese malecón del cielo van

Transgrediendo fronteras acústicas sotto voce

Vagan en una constelación que palidece

Saboreando la garúa

¿A dónde conduce la poesía?

No lo sé 

 

Dan largos paseos por el eclipse estarcido

De un koam musitado

Rito

En las grietas que deja la ansiedad y la negrura.

 

 

HEY JOE

 

Joe Maraca viaja a la ciudad de Alcantarilla

Bajo la casaca sus tijeras  su lluvia fría

Los albañiles llaman Obra a estructuras de ladrillos

Los escritores llaman Obra a estructuras de palabras

Ciertos religiosos llaman Obra a estructuras de represiones

Joe Maraca sueña una Obra de ladrillo palabras Libertad

 

El sol alborota a las palomas de los cementerios

La gente se puede ver reflejada en las botas de las nubes

Que desfilan

Dulce sombra de los árboles de helado

Que se derriten a veces

 

Joe Maraca entre los mercaderes

Bebidas y amnesia    silencios atados como botes al muelle 

Esperanzas confitadas

Chocolates que rugen

El mercado de Alcantarilla es una máquina perfecta   sincronizada

Ingresan vacas vivas y gordas

Salen cortes de carne empaquetados al vacío

Salen tripas y pellejos que los perros comen entre bromas

Que gastan a los humanos que no pueden trabajar ya

Máquina hermosa pero atroz    se dice Joe

 

Joe Maraca decide ver la naturaleza    y va al cine

Pasan documentales

La lengua del camaleón rompe el ecrán y atrapa a un señor de la primera

                                                                                                       [fila

La naturaleza es hermosa pero atroz     dice Joe y se retira

 

Cuando la música de dos notas de la luna

Recorre las esquinas como una ambulancia blanquísima

Se encuentra con el diler Equinoccio concreto y su gato

Arma tenue

Joe Maraca se deja dormir

Por algún farol

 

La lluvia fría que lleva bajo la casaca

Sale de control y moja a las últimas personas que pasan por ahí

Las ventanas aplauden

Las ratas   que son los seres más cultos de la ciudad

Comparten opiniones al respecto con bonitos bocados de mierda

Atrapan a Joe

Le muestran la vida miserable de los estibadores del puerto

Ahogan en humo las tijeras que empiezan a bailar en su pecho ya

Le presentan a Lady Ginebra     transparente   delicada

Ella se come a besos a todas las ratas

Joe huye de ahí     confundido y triste

Se palpa el pecho

Extraña sus tijeras y su lluvia fría

Y se trepa  a la ambulancia de la luna

Y esta lo lleva a Puertas ajenas

Un bar para gente que gusta de hacer milagros

O simplemente matar a alguien de vez en cuando

Joe Maraca se siente de pronto contento y baila

Con una flor que parece ave de ritmo

Atroz pero hermosa

Le propone algo indecente a Joe

Que acepta y ya está saliendo de Puertas Ajenas

Y se van a un lugar llamado Algo Indecente

 

Al entrar  todo   mesas  sillas   gente   levitan

Y empiezan a girar a su alrededor

Joe Maraca tiene que agacharse

Cuando pierde de vista a la flor

Presiente que es suficiente por hoy

Y se duerme en un rincón que termina también por levitar y girar

Hasta que todo va pasando por el agujero negro del lavabo

Porque ya es de mañana

Y la gente decente aunque sea se lava la cara para salir a la calle. 

 

 

A SUS CUCHILLAS EN FLOR     ME ENTREGO

 

Flores    flores   muchas flores

LAVOE

 

Corimbo     racimo    umbela    cima

Cerezo que ilumina como el Buda de la alegría

Flores limón que adornan los pareos de las deidades del verano

Flores arena blanca donde cangrejitos rojos escriben haikus

Jazmín de los perfumes de los burdeles donde nació el jazz

Flores de los acantilados de la CostaVerde

 

Flores de bytes destellando en la mente    caída en picada de notas

Materia oscura entre galaxias

Escarcha de las alturas del Ausangate

Cruel y espontánea risa de los volcanes  flores

con raíz en el centro de la tierra 

 

Flor sonrisa   insignia de libertad

Yemayá bailando reggae en la flor playa lunar

Flor ola      flor adiós

Duna flor

Nervio de la noche fructífera flor

Aguja de tocadiscos sobre un vinilo flor

Orquídea vaga     acuarela de links al último Vacío

Ruido blanco   pecios de naufragios esperados

Abismo donde el mar se nombra a sí mismo

Floripondio musical

Huachumera

Chupamirto

Rompeola   cortafuego    pararrayos

Laúd de alud

Cielo digital de madrugada con nube concreta

Flor bienvenida      vibrante flor vino

Huracán aleteo de Abadón

Asfódelo sobre cítara rota en la isla de Naxos

Cólquico en la memoria

Quinua azul ayacuchana

Retama en sombreros de danzantes de chonginada

Mirada última íntima nostálgica

Flor añorado incendio del Sistema

Partitura que se escribe sola  intuición certera

Estrella cualquiera flor

Vista por el soldado que regresa de su sueño de chocolate caliente

Flores lengua bífida de obsidiana

Lengua retráctil de terciopelo

Flor garra recorriendo la noche como flor viaje sin retorno

Latido de baterista de rock

Furor de toda la banda  flor Nirvana   al fin

Estación hecha de estampitas a la Virgen de las Nieves 

Flor silencio

Flores pezones

Orquesta de la cuesta de endorfina

Flores bandada de cristal

Flores botes de pesca artesanal  dispersos

Destellos

Sobre el mar  

 

Música para los reales fuegos artificiales y danza fija

Coro incrustado en el cerebro de Dios  ramo

En el valle del presente dócil rebaño

Flor acelerador de adrones

Flores

Niños juegan en el patio de un colegio de la Selva del Perú

Flores

Cuencas hidrográficas como tatuajes borrándose en la piel de la Pacha

Flores

Archipiélago

Flo   res  

Cordillera de Cusco a Vrindavam

 

Aprendí el sublime arte del ikebana

De la tristeza

También aprendí

Que si unes con una cinta celeste tu corazón al Río

Podrías navegar cuando quieras a donde quieras

Todo el tiempo que tu voluntad sea canción

 

El árbol sonríe y silba tonadas que los pájaros han de dispersar

Por la ciudad hambrienta

Si tan solo supiéramos escuchar con más atención

¡Pero andamos tan ocupados!

 

 

KOAM 2

 

Poesía es revelación

A veces la revelación consiste en que no hay revelación

Pero sí rebelión

 

Diamante de sangre

Peque- peque fuera de borda

Tu corazón de profunda raíz no sabe ser más que tu corazón descorazonado

Se pierde   vaga por arenales  pueblos jóvenes

Juega una pichangita con los niños poetas del hambre y el maltrato

Se vuelve arma y se baja al guardia del Canon Literario

De un tiro en el tercer ojo

Los niños poetas que jugaban gritan gooool

 

Rueda con tu corazón

Por escaleras de faros

Recolecta cálidos frutos

En mañanas con nubes de luz adhesiva

Pliegos y pliegos de nubes raudas

Como flores que bailan un pogo   Kali yuga blues

 

Tu corazón que no sabe olvidar   no se deja    no se deslíe

No se envanece   no se desvanece   

Indeleble es     como un Ícaro.

 

 

POEMA VII DE BELEZA RADIKAL

 

Escribir un poema que tenga el sabor imperecedero de la soledad:

Ritmo solo

cultivando un detalle hasta hacerlo brillante como una estrella

suspirar

corteza de árbol

uña de gato 

labrado y silente

Acomedido de ángeles de aluminio

Y de esas balas que esquivas entre las ruinas

 

Jugando a la paleta de Eguren

embadurnando hasta el final de miel todo el oído del monstruo

 

Mientras ese gato sin nombre pero sí con dueño

Y al que Vallejo dice gato gato

Se da cuenta:

Acaso entre nosotros solo queda rencor y sonrisa de hojarasca

Para otros incendios que dancen

Para otras altas columnas de humo que sostengan templos

Plenos de la voracidad de la estrellas

cálido como bandoneones

y sierpe como los girasoles ocultos en la mano de Blake

y la pluma inserta en la iluminación de Basho

 

Bosones y miradas furtivas

la cabeza explotará como coche bomba

ante el edificio de la solemne poesía de oro y pan de oro y tostada de oro:

Y todas esas orillas donde de rodillas durante horas acarician sin pudor la carne del río

Y el tiempo que alarga su sombra y saborea mi poema

Me apura

Sientes su invocación a todos nuestros pulsos

 

Tengo una estrella en el pecho

Tengo una estrella de sílex y corta en pedazos la fibra de la noche

Y sangra la noche con tus ojos y sangran mis ojos con tu noche

Y tu afrenta es breve pero intensa

Podrías morir de roche

Si te preguntan por las aves que anidan en tus manos

En tus cálidas manos hermano Verastegui por tus palabras que son como manos que

Prenden puchos y acarician hembras en la árida meseta que es Lima

Cuando todos se van a soñar

la orquesta que sube la cuesta

esa orquesta de obsidiana de sílex decolorado y altísono y perpetuo el bajo y grave y señero el oboe y aquí no hay oboes solo quenas y zampoñas y zapateos

Harto zapateo y chispas entonces

Chispas de pirotécnica del barrio para que sueñes y sigas soñando

y riendo y trabajando tus poemas

Como quien perdona al tiempo todo lo imperdonable que esta vida nos ha hecho

Amontonando nuestros recuerdos junto con los muertos y las flores

y todas las luciérnagas del vino éter

 

 

FELINAS ASTROMELIAS

 

Felinas astromelias

Matiz karma y jaspe 

Solo de cítara

Rohini es un río que hemos cruzado tantas veces

Entre juncos metálicas libélulas

tú mi waifu

mi princesa de agua con bicarbonato en primera línea

mi costa tu costado

Y

En la nada

Brillan los corales

En la nada

Pululan las ansias

En la nada

Florecen las amapolas

En la nada

Escucho a los Artics Monkeys

Y te extraño bajo la noche despejada

Recién lavada por una garúa nada insistente

Sufriendo

Por la plaga desolada que se enarbola de arrebol

De pronto estamos llamándonos otra vez

Con las voces azules del desierto

Y dejemos de lado

Esta piel este barroquismo

Atigrada astromelia

por suaves geranios

Las rutas de la sangre su comercio de rocío y furia

Su paso de baile quedo

En el miedo y la ternura

A ras

De estar aquí en la melancólica idea de fluir sin ti

Y la cualidad etérea y pálida del sol.

 

 

Ludwig Oscar Saavedra Tarazona (Lima, Perú, 1985). Menciones honrosas en concursos distritales Mar del Sur y Prima Fermata Literaria. Ha publicado las plaquettes de poesía: Florece, 2009. El mar de vinilo (2015). Poemarios: Los arrecifes, Hartado de sonidos (2017) y Al pie de la explosión (2018). Ha participado en diferentes festivales de poesía Y ferias de libro nacionales e internacionales. Su trabajo está publicado en diversas páginas y blogs de poesía en la web. Es declamador de poesía itinerante, docente de literatura en colegios, librero, editor del sello Huachumera editorial y la revista latinoamericana de poesía Obayareti. Prepara tres nuevos libros: Tornasolado Samsara, Airampito y Belleza Radikal. Que arda todo.

 



Compartir