03 Dic 2021

253. POESÍA ECUATORIANA. ALEX LIMA

-29 Jun 2021

 

REALITY CHECK

 

I’m not a minority

at least not in this town

I embody the wireless masses and the exception

the American Dream and its worst nightmare

the good neighbor to the South and your next-door neighbor

 

all of your sins run through my veins

semen spread from north to south and back north again

I populate your flesh, your thoughts and your desire

every time you utter the word xocolātl

cacao beans out of the near Amazon to satisfy the palate

of your ancestors

who first poured sugar then milk to reify the ancestral bean

to sweeten centuries of lives categorized by

class, caste and land ownership

 

I’m not a minority

at least not where you live

the house you inhabit and your last meal

were fixed by the same Brown hands

that run down your spine

all the way down to the nursing home

where some day

you will be placed

to keep the illusion of youth and beauty

to keep the illusion of belonging to a silent majority

 

 

REALITY CHECK

 

no soy una minoría

al menos no en este pueblo

soy la personificación de las masas inalámbricas

y del excepcionalismo

el sueño americano y su peor pesadilla

el buen vecino al sur y el vecino de al lado

 

todos tus pecados corren por mis venas

semen esparcido de norte a sur y de regreso al norte

yo habito tu piel, tus pensamientos y tus deseos

cada vez que pronuncias la palabra xocolātl  

granos de cacao sacados del Amazonas

para satisfacer el paladar de tus ancestros

que le añadieron azúcar y después leche 

para cosificar la gramínea ancestral

para endulzar centurias de vidas reducidas

a clases, castas y la tenencia de tierra

 

no soy una minoría

al menos no donde tú vives

la casa que habitas y tu última cena

la prepararon estas mismas manos marrones

que bajan por tu espina dorsal

hasta llegar a la residencia

donde algún día

         te internarán

para mantener cierta ilusión de belleza y juventud

para mantener la ilusión de pertenecer

a una mayoría silenciosa

 

 

EL BASEMENT

 

familias enteras conviven en catacumbas

de sueños enterrados en silencio

sin ventanas ni noción del tiempo

acaso la humedad le advierte al fémur

que es hora de salir a superficie

por la puerta

de un búnquer / submarino gris /

indetectable al inspector municipal o al buen vecino

para quien la plusvalía vale más que la versión actualizada

del sueño americano— American dream 2020.0

sueños underground como árboles que echan raíces

indomables

y rompen los cimientos fundacionales de una nación-cisterna

donde los desperdicios de la generación anterior

retoñan como flores plásticas a la sombra de cruces blancas

que marcan el camino

de otro ferrocarril subterráneo

 

 

POR ALGÚN MOTIVO

 

me imagino a un Charles Simic de veintipico años

bajando por la Quinta Avenida a la altura

de la cuarenta y dos / diccionario en mano /

desplazamientos   del       querer ser

al doblar la esquina

diviso el banco donde se citaron por primera vez

Elizabeth Bishop con Marianne Moore / guantes

blancos y sombrero de fieltro /

justamente en la acera de enfrente ubico el sitio

donde—según yo— José Martí concibió el poema

“Hierro”

entre damas de muestra y copas de carne

a la misma altura donde asesinaron al tío de Peter

Parker en la versión cinematográfica del cómic

book

imágenes

no-tan-inconexas emanan de esta esquina

donde había antes un quiosco

que expendía /con un día de retraso /

los periódicos más importantes del mundo logocéntrico

allí mismo donde alguna vez mi padre

dobló de forma repentina / en dirección suroeste /

y un paco le metió una multa de setenta y cinco

dólares americanos

impulsados los dos por la ansiedad 

de conseguir El Universo del día anterior

por la nostalgia de algo indefinido

de algo  

cuyo final ya lo sabíamos 

 

 

MIJO

 

I know I’m home when a passerby addresses me as

mijo

when an older lady hands me a meal and says

¡Buen provecho mijo!

when a cab driver in Queens pulls up and asks

¿Pa’ dónde mijo?

when a stranger knows that something’s up 

¿Todo bien mijo?

 

mijo doesn’t just mean my son but also friend,

pana, socio, querido, sweetheart, a term of endearment

easily mistaken for condescendence

but when delivered with affection

disarms the most impenetrable of souls_

they say home is where the heart is

but love dwells in the most unsuspecting

moments and places

like when la Pachamama welcomes

you with a heartwarming

mijo

after a prolonged absence

 

 

LIMA, ESO ES UN POEMA

 

el abuelo de mi abuela

                   era de Huancayo

un señor que apellidaba Ibáñez y según

la tradición oral—o sea las malas lenguas—

importaba productos de cuero hacia al norte

y tocaba la guitarra

adaptando valses peruanos al pasillo

de las circunstancias

acompañado siempre de un cajón que todavía

retumba

desde el Callao hasta la  sólida noche

guayaquileña

 

tres de mis abuelos eran del tiempo

cuando

no había fronteras

cuando se podía ir y venir inadvertido

como en un cuento de Ribeyro

sin escáner retinal más que la venia

cómplice de Santa Rosa

 

el Lima obviamente viene del Rímac

o Limaq como lo pronunciaban

mis ancestros quechuahablantes de la costa

—hasta en la lengua / ancestral / ya teníamos dejos—

Limaq, el que habla

el que interpreta las señales desde el vientre

de la wak’a

oráculo primigenio eclipsado

por la piedra del sol y la pizarra

 

en algún momento

debió haber subido el hidrónimo hacia el norte

al ombligo del Chinchay Suyu

entre soldados imperiales enviados a apaciguar

la furia de los cañaris y los paltas

sólo para volver al Cusco en forma de tambor

y con el corazón hecho pedazos 

 

alguna vez balbuceó un sietemesino

¡qué contradicción llamarse Lima y ser ecuatoriano!

más allá del hecho de que todas las naciones

son en realidad / el sueño frustrado de alguien /

no hay tanta diferencia entre las runa-warmi-kuna

del norte y los wayqe-panay-kuna del sur

nada más que una letra a la hora de reconocernos

en una gota de azogue: pana pata panapata

hashtag #panapata

 

 

HÍBRIDA

 

¿Por qué insistimos en regresar a Ítaca?

Por qué no regresar a Huancayo o a Gonzanamá

para volver a ser lo que siempre fuimos.

Acaso es imprescindible invocar a Penélope

con su cabello suelto al aire —imagen congelada

en secuencia tipo manga con banda sonora

amenazante—

amago de semblanza petrarquista con su perfil sin

rostro, con su cuerpo ultra-cosificado.

Acaso los poetas de otras latitudes invocan

a Mama Ocllo o a Sensemayá, la culebra.

¿Por qué insistir en volver a una isla en la que

nunca estuvimos?

Regresemos acaso al lago, a la barra de oro,

a captar el sonido de una lágrima que cae

desde lo más alto del continente

y aterriza en onda expansiva como un do-sostenido

de John Coltrane que rompe

el silencio de los siglos.

 

 

PRIMERA SALIDA

 

ante las arrugas del mar me reencuentro

mejilla izquierda al sol, ojos repletos de gaviotas

parloteando a orillas del ser humano que vuelvo a ser

 

en las arrugas del mar me desentiendo

de la enciclopedia universal y de los átomos, de las últimas

noticias de este simulacro coordinando del apocalipsis

 

en las arrugas del mar una gaviota se inserta

en picada libre como arpón desprendido de una nube

clavándose en la suavidad de las seseantes olas

 

en las arrugas del mar se mete un perro

rasgando las estrías de la arena espumada

tomando impulso para alcanzar

un palo encallado al costado del silencio

 

en las arrugas del mar paso esta tarde

sobreponiendo viñetas

de lo que podría ser el último atardecer

presencial en mucho tiempo, deshilando los pliegues

de lo que hasta hace poco dábamos por hecho 

 

en las arrugas del mar

me activo por primera vez desde que acabó el invierno

en las arrugas del mar

en las arrugas del tiempo

 

 

(J)ODA A MESSI

 

balón gambeta recorte y polizón

los locos se multiplican en la cancha plantados como conos

secuencia repetida de calcetines blancos

viendo pasar en cámara lenta

al duende rosarino

que aparece de la nada

en un recuadro de dos por dos

donde el avatar de los avatares

se esfuma en trazos lentos anticipando

el próximo nanosegundo

como ente futurista

presintiendo que el ser humano es predecible

y se repite

y se repite de forma casi mecánica

sobre una pantalla azul

que en realidad es verde con rayas blancas

y limitaciones

polizón del tiempo

balón recorte copy & paste

imágenes sucintas de la memoria / replay /

    < imagen congelada >

 

 

Alex Lima (Guayaquil, Ecuador, 1975). Reside en Nueva York desde los quince años. Es autor de cinco libros de poesía Inverano (2008), Bilocaciones (2011), Alba (Artepoética Press, 2015), Híbrida cíclica (El Ángel Eds., 2017) y Mesa de contentos (Valparaíso USA, 2019). Entre su producción académica se destaca su investigación sobre Juan Bautista Aguirre (2017), la narrativa de Jorge Eduardo Benavides (2018) y la Poesía reunida de Róger Santiváñez (2020). Alex Lima además colabora con Hybrido magazine, ViceVersa Magazine, The Americas Poetry Festival of New York y Latino Arts Council of Long Island, lugar donde reside y ejerce como docente.

 

 

Alex Lima (Guayaquil, Ecuador, 1975) moved to Brooklyn at the age of 15. He is the author of five poetry collections, Mesa de contentos (Valparaíso 2019), Híbrida cíclica (El Angel 2017), Alba (2015), Bilocaciones (2011) and Inverano (2008). In addition, the author has published scholarly works concerning 18th century poet Juan Bautista Aguirre (2017), contemporary novelist Jorge Eduardo Benavides (2018), and edited the Collected Poems of Roger Santiváñez (2020). The author collaborates periodically with Hybrido Magazine, ViceVersa Magazine, The Americas Poetry Festival of New York, and the Latino Arts Council of Long Island, where he resides and teaches at various institutions.

 

 



Compartir