18 Oct 2021

105. POESÍA ITALIANA. LUCIA CUPERTINO

-03 Oct 2021

 

SALVATAGGIO

 

Il fiume che mi è stato affianco

per anni in silenzio

oggi mi inonda;

nessuno viene a spalare

tutto accade

rotola verso il finale.

 

Arriva solo un suono costante

dalle viscere del mondo

con tutta la sua irruenza.

 

Non serve ritirare le tende

il disastro ha portato via tutto,

anche la tristezza della nonna

che passava tutto il giorno sbuffando

sulla sua sedia a dondolo.

 

Acque torbide e gelide

infradiciano il mio cuore,

quello del vicino forse,

l’avevo lasciato lì fuori

esposto come la cassetta della posta

e non ha retto a giorni di inondazione.

 

Non serve salvare il set di tazzine

souvenir di un viaggio dimenticato

se anche il cieco all’angolo

è già stato fatto evacuare.

 

Un suono di trapano

mi fa credere che ci sia qualcosa

oltre questa lotta di fango e vita.

 

Ma niente e nessuno che mi dia una mano

a raccogliere i ricordi sparsi nello zaino

e arginare il sangue delle labbra screpolate della terra.

 

Niente, neppure un’ombra

a cui offrire un caffè o una sedia

per cui inventare una scusa

affinché mi stia affianco

mentre muoio

con l’illusione di un salvataggio.

 

 

RESCATE

 

El río que estuvo a mi lado

en silencio durante años

hoy me inunda;

nadie viene a palear

todo acontece

rueda hacia el final.

 

Solo llega un sonido constante

desde las entrañas del mundo

con toda su vehemencia.

 

De nada sirve recoger las cortinas

el desastre se lo llevó todo

hasta la tristeza de la abuela

que pasaba todo el día resoplando

en su mecedora.

 

Aguas turbias y heladas

empapan mi corazón,

el del vecino tal vez,

lo había dejado afuera

expuesto como el buzón de mi correo

y no aguantó días y días de inundación.

 

De nada sirve rescatar el juego de tazas

recuerdo de un viaje olvidado

si ya incluso al ciego de la esquina

lo tuvieron que evacuar.

 

Un sonido de taladro

me hace creer que hay algo

más allá de esta lucha de lodo y vida.

 

Pero nada ni nadie que me eche una mano

para recoger en la mochila los recuerdos dispersos

y detener la sangre de los labios agrietados de la tierra.

 

¿Hay alguien allí? Sigo insistiendo.

 

Nada, ni siquiera una sombra

para invitarle un café, darle una silla

inventar una excusa

para que esté a mi lado

mientras me muera

con la ilusión de un rescate.

 

 

LAVAGNA

 

La sua casa è calda accogliente

piena di modesti tappeti

il portone dipinto di mare

la scala a chiocciola ocra

dal balcone s’intravede

la deserta libreria di quartiere

e in cucina c’è del makdous.

Tutto è sobrio e sa di pace.

 

Sulla lavagna qualche parola araba

della lezione appena conclusa

spiegazioni con caotici segni

parti appena cancellate

il foglio stropicciato e rotto,

così è la Siria, mi dice

incrociando grave il mio sguardo,

un cumulo rosso nero e grigio

qualche insegna in arabo

ad indicare strade che non esistono più

tende stropicciate tra mobili a pezzi

e tazze di tè con zolle di calcinacci

mani mozzate a non sostenerle.

 

 

PIZARRÓN

 

Su casa es cálida acogedora

repleta de modestas alfombras

el portal pintado de mar

la escalera de caracol ocre

asomada al balcón entrevé

la desierta librería de barrio

y en la cocina del makdous.

Todo es sobrio y sabe a paz.

 

En el pizarrón algunas palabras árabes

de la clase recién terminada

explicaciones con caóticos signos

partes apenas borradas

la hoja encrespada y rota,

así es Siria, me dice

cruzando grave mi mirada,

un cúmulo rojo negro y gris

algunos letreros en árabe

señalizando calles que ya no existen

cortinas encrespadas entre muebles en pedazos

y tazas de té con terrones de ripio

manos cercenadas que no las sujetan.

 

 

FONDAMENTA

 

Le fondamenta necessitano di supporti

ferri che un giorno si arrugginiranno

colate di pesante materia

su cui prenderai un giorno un caffè.

 

Per ogni fase

bisogna aver pazienza:

ogni mossa obbliga l’altra

a covare un’attesa.

 

Allora, ricapitolando:

prima i materiali

no, prima il prospetto

e no, prima i calcoli

o forse prima

la qualità del terreno

la pendenza

la porosità

l’area disponibile...

 

Ci saranno fantasmi da queste parti?

Lasciamo una candela accesa

un bicchiere pieno d’acqua

un tozzo di pane

un ramo di rosmarino.

 

Almeno di spiriti ne sappiamo!

Domani vedremo cosa sucede

perché altrimenti

bisognerà ricominciare

con i prospetti i calcoli

l’area del terreno

i materiali e le attese.

 

Bisognerà tornare all’opera

e camminare ai bordi di questo sogno

che non prende corpo.

 

 

CIMIENTOS

 

Los cimientos requieren soportes

hierros que un día se oxidarán

coladas de pesada materia

sobre las cuales un día tomarás un café.

 

En cada etapa

hace falta paciencia:

cada paso obliga el otro

a incubar una espera.

 

Entonces, en resumen:

primero los materiales

no, primero el plano

y no, primero los cálculos

o tal vez primero

la calidad del suelo

la pendiente

la porosidad

el área disponible...

 

¿Habrá fantasmas por aquí?

Dejemos una vela prendida

un vaso lleno de agua

un trozo de pan

una rama de romero.

 

¡Por lo menos sabemos harto de fantasmas!

A ver qué pasa mañana

porque sino

tendremos que volver a empezar

con los planos los cálculos

el área del terreno

los materiales y las esperas.

 

Tendremos que volver a la obra

y caminar al borde de este sueño

que no toma cuerpo.

 

Rescate, Pizarrón, Cimientos (Originales en italiano, traducción al español de la misma autora)

 

 

RÍO PARANÁ

 

Cuando me vaya, se quedará el río.

 

¿Se quedará el río, Bárbara?

¿Quedará algo que nos quite sed

a la ribera de esta inmensidad?

¿Algo para las algas, los carpinchos

las raíces de estos árboles que cantan

a lo largo de todo el Paraná?

 

Sembramos muerte en estas aguas.

 

En el fondo del río una cicatriz

de mercurio y veneno,

una sirena sin rumbo ni luz.

 

La plata todo lo compensa

lo transforma

lo sana,

decía el afiche de la empresa

que mutilaba la memoria.

Todo lo calla.

Pero ni tú ni yo callamos, Bárbara.

 

 

LOS PERROS

 

Los perros ladran cuando las palabras ya no alcanzan

los tragaluces devuelven más sombras que reflejos

y las cortinas, estancadas en el tiempo, se arrugan.

Los perros dan vueltas en una esquina cualquiera

de este puerto infectado, regado de petacas de licor,

en la prolongación de una avenida sin peatones

andan despreocupados atrás de algún olor,

algún deseo mal guardado, alguna voracidad

y regresan, como si nada fuera, a descansar

entre hedor, callas, sarro y bemoles

en el rincón donde algún día su cuerpo fue cálido.

 

Los perros nunca pierden el rastro de sus dueños

¿o son tan buenos en fingir para que así nos parezca

y sigamos creyendo que es su forma de querer?

Eso, de alguna manera, es alimentar un pequeño milagro.

 

En todas mis cumbres y todos mis derrumbes,

en la alta mar que me agita sin pausa,

en ese preciso punto de lo impalpable,

un perro ladra porque ya las palabras no alcanzan.

 

 

HITO CERO

 

Allí donde todos los caminos se detienen

y un barco se quedó hundido en el tiempo

las copas de los arrayanes entonan

las viejas canciones de los ancestros

la tierra late y en silencio

va pariendo milagros.

 

Allí donde todo llega a su final

él recorre los caminos pedregosos del olvido

repartiendo un destello de luz,

el corazón es su brújula

la guitarra la caja de resonancia

de su alma extraviada.

 

Allí donde todos los caminos convergen

frente a esta inmensidad azul

el viento entrega sus secretos

a quien navega en búsqueda

de un sol y su permanencia

en el paso de los días.

 

Río Paraná, Los perros, Hito Cero (originales en español).

 

 

Lucia Cupertino (Italia). Poeta, cuentista, antropóloga cultural y traductora. Escribe en italiano y español. Entre otros, ha publicado: Mar di Tasman (2014), la antología Non ha tetto la mia casa / No tiene techo mi casa (2016), premio “Comunitarismo” de la revista Versante Ripido. Su trabajo ha sido traducido al inglés, chino, bengalí, polaco y albanés. Cofundadora de la revista en línea La macchina sognante. Ha conseguido la mención de honor en traducción literaria, premio de la Universidad de Bologna LILEC, 2017. Activa en proyectos sobre etnoecología, territorios y memorias.

 



Compartir