18 Oct 2021

322. POESÍA ARGENTINA. MARIELA PALERMO

-11 Oct 2021

 

TRAIGAN

 

Traigan,

traigan entre los ojos

entre la fuga

entre los labios

públicos plurales

un abrigo de hermanos.

 

Traigan

la pureza o la impureza

de toda infancia

pequeña, pequeñísima

de primer amor.

 

Traigan

palabras

como si fueran de otro

como si el otro

fuera cada palabra.

 

Traigan

la música entre los dientes,

el pan entre los hombros fuertes

del hambre.

 

Vengan y traigan

la esperanza,

el punto flexible de la fe,

que se nos agotan de esperar

los pájaros

que prometimos.

 

Que se agota de esperar

esta piel de inmigrante

que lleva,

esa mujer

en las multitudes,

esa piba sentada

en el cordón de la vereda

que ve pasar una murguita

                 y su melancolía necesaria

                 y su malevaje descosido

                 y su humildad en patas

le piden seguir…

 

Por eso,

traigan,

traigan razones

para celebrar las esquinas.

 

 

REPOBLAR EL MUNDO

 

El mundo es

una mujer en camisón

pintada sobre el lienzo

que baila erguida

para que no la vean

pasar cobarde.

 

Con manos de madre

abre

el pliegue de un sueño

y a la hora de las flores,

sus ojos de vidrio.

 

Nunca es tarde

piensa

si

el día promete

abrir la boca

para decir la vida

y cede el invierno

para poblar el mundo.

 

Empalagada la noche

como un sol doble

sobre sus mejillas

asoma

la esperanza

vientos de resistencia

en este año interminable

y teje desde su dolor individual

el dolor del mundo

para que no nos vean 

tampoco a nosotros

pasar cobardes por la vida.

 

 

LA DEVOLUCIÓN

 

Ya nada redime

el mañana desprolijo

y me exijo a ver

como el ojo empantanado

a través del espejo

y me abrazo a la espesura

destajada a centavos

 

me quedo calva

el tiempo me roba

me desea la noche

soy talón en la hondura

mordida de verso

dramático acorde

 

y no hay lágrimas

en el centro de la lluvia

no hay negrura de abismos

ni centinelas proletarios

porque mientras construyo el poema

dibujo alas al vuelo quebrado

y paciencia en los agujeros de la luna

pinto verbales las ojeras de la muerte

y en la avidez de toda pérdida

un sustantivo que aturde

me devuelve.

 

 

BAJO LAS CUERDAS

Porque si no puedo bailar
la revolución no me interesa.
EMMA GOLDMAN

 

Veo morir

desde mi pequeña dictadura

hombres que conocen el hambre

y me bebo el desgarro del tiempo

sobre la pena del mendigo.

 

Acá, donde la miseria

Acá, donde la noche -permanece-

Acá, en las filas inciertas

donde el pan no se divide.

 

Porque si para reclamar soy poco

porque si no puedo bailar

con todos

y para salir el día,

empuja

a mí, la revolución,

no me interesa.

 

 

PARA QUE LA MUERTE NO

 

Derramar el fuego

para beber el fuego

en la memoria de la lluvia

para que la muerte no.

 

Bravura del fuego

de mi sombra que se hamaca

de la noche que replica

de los que se astillan el cuerpo

con palabras

para que la muerte no.

 

Mi amor tiene gorriones

en las manos

un horizonte me besa el cuello

y en la inocente eyaculación

de la lluvia;

nos rendimos en el fuego

nos derramamos en el fuego

nos bebemos en el fuego

para que la muerte no.

 

 

LO QUE LLEVAMOS

 

Todos llevamos

un verbo en la piel

un dolor que no merecemos

una guerra humillada.

 

Todos llevamos y todos ejercemos

la injusticia y la paz

y temerosos divisamos

la muerte en la mirada ajena,

el descanso vacío,

las palabras en nombre de la furia.

 

Todos llevamos en la piel un agujero vacío

una arruga personal

un amor intransferible

un recuerdo que nos combate.

 

Todos llevamos un destino

y una voluntad

que nos seduce como un amante que nos falla.

 

Todos llevamos también

un grito cualquiera

que es tan nuestro como

el miedo, el recuerdo, la piel, la furia, el vacío

y todo lo que nos sea intransferible.

 

Este mundo que llevamos nos oirá venir

abrazados a esta hambre sin nombre

de la mayoría,

porque un grito cualquiera

es esta verdad que habitamos.

 

 

OMITIR BIOGRAFÍA

 

Podemos gritar

desde el encierro amarillo

de cada soledad que quiere un poco de aire

por cada pibe que quiere

que se les gasten las zapatillas este año.

Y tenemos la cara blanca

y los ojos rehusados

y el llanto repartido

y nos encorvamos de estar sentados

en todas las orillas

en todos los extremos de la incertidumbre

en todas las ofertas de la esperanza.

 

Y sabemos que hace falta más que coraje

que canciones, que poemas

y más que cortar con convicciones las calles.

Sabemos que, para este daño, para esta era,

hace falta más.

Porque hace falta más que coraje

para enterrar a los hermanos

y ver cómo uno a uno… se van.

 

Ya sabemos que no somos los primeros

ni seremos los últimos

pero estamos heridos, los que vamos quedando

y no podemos subir de a saltos

las escaleras de ninguna felicidad.

 

Porque estamos heridos en nuestro conjunto

porque estamos sentados en todas las orillas

y hay lágrimas en cada alcantarilla, en cada plaza de barrio

y nos inundan las malas noticias

y nos cansamos de extrañar.

 

Ya sabemos que no somos los primeros

ni seremos los últimos,

pero hoy no podemos subir

de a saltos ninguna escalera.

 

Estamos tocados,

desgarrados desde la culpa y la ternura,

sentados en todas las orillas,

pidiéndole al mundo que omita su biografía

y nos detenga en una plaza

para llorar a los nuestros

y seguir.

 

 

CUANDO TODO ESTÁ DICHO

 

Cuando todo está dicho sobre la sábana

debajo del diente que muerde el labio

debajo del suicida y el puente

del puño y la garganta

de los ojos del que se va

cuando todo está dicho

 

decimos adiós

nos miramos con ganas

y escribimos el poema

contra la piel indispensable.

 

Y somos amantes

de lo que somos,

y hacemos justicia por

cada primavera.

 

Cuando todo está dicho

sobre la sábana

debajo de tu perfume

debajo del hambre bueno que nos une

y de este dolor monocromático

 

está el poema que se queda

a decir lo que hace falta.

 

 

Mariela Alejandra Palermo (Argentina).  Es gestora cultural, docente, socióloga, profesora en Lengua y Literatura, Master en Literatura Argentina. Su obra poética y narrativa integra varias antologías. Premiada en concursos a nivel provincial, nacional e internacional. Publicaciones: Ebrios de Libertad (2006), Versos en vértigo (2017), Perdón por la poesía (2019) antología de su Taller de Escritura Creativa y 50 poemas de bar (2020).

 



Compartir