03 Dic 2021

338. POESÍA ECUATORIANA. SIOMARA ESPAÑA

-23 Oct 2021

 

PLEGARIA

 

Señor de Isaac

de Abrahán

de Gandhi y todos los profetas

no pongas en mis sienes las ideas de un mundo estrafalario

cuando escriba estos poemas  

 

Señor de Iliana

de Ingrid Jonker

de Alfonsina

no permitas que por las yemas de los dedos

se deslice la tinta de un dolor que no sentido

ni dejes mi lengua suelta

para hablar de la nieve de Siberia que mis manos no han palpado

o los muertos de Siria o Etiopía

que estos ojos aún no han sido capaces de llorar

 

Señor de Medardo Ángel Silva

de Ledesma y Andrade

de Vallejo y de Cavafis

Señor de todos los poetas

no permitas que el ácido en las pupilas de una madre

el sollozo del hombre más valiente

el hambre o la intemperie

se diluyan fácilmente por las líneas

mientras sigan ensordecedoras 

las balas o las bombas de un demente

 

Señor de mis ancestros

no consientas que deje mis vocablos

extendidos en insipiente tierra

mientras los clamores del levante

no consigan derribar el salat de la mañana  

y entre norte y occidente

la vida agazapada

prosiga en su compás

 

                  La oración reposa el sueño

                                  (dicen)

 

Inédito, 2021

 

 

85

 

                  Despierta alta la noche y sus navíos

queda solo el sueño verdadero

la certeza no es el sueño ni la muerte

 

es la travesía ambigua del primer respiro incertidumbre

es el tránsito intrincado del último respiro intermitencia

 

cuando la muerte ya no existe entre nosotros

cuando la muerte exista solamente entre los muertos

cuando entre los vivos solamente quede la muerte de los muertos

 

                   luminiscencia vaga repetida en los retratos

                                           azar del tiempo

                                               plenitud

                                                declive

                    la muerte habita solamente entre los vivos

 

De Celebración de la Memoria, 2018

 

 

EL REGRESO DE LOLITA

 

Yo soy Lolita

Así  los Lobos esteparios

me desenreden

las trenzas con sus dientes,

y me lancen

caramelos de cianuro y goma.

Intuí mi nombre aquel día del puerto

con los náufragos

¿recuerdas?

 

Y aquel  combate

con Vladimir, el imperecedero.

Sé que soy Lolita,

lo supe cuando me entregó

sus manos laceradas de escribirme.

 

Por eso

cuando apareciste libidinoso y suplicante

a contarme tus temores,

te dejé tocarme,

morder mis brazos y rodillas,

te dejé mutilar entre mis piernas

los temores de Charlotte.

 

Sabía que tu vieja espada

cortaría una a una mis venas,

mis pupilas,

y me burlé cien veces

de tu estupidez de niño viejo

llorando entre mi vientre.

 

Y cuando todos los náufragos del mundo

volvieron a mi puerto

a entregarme dádivas

que yo pagaba, con calostro y carne 

tú saltaste tras mi sombra,

mientras yo huía,

mientras yo bailaba.

 

Por eso  soy Lolita,

la nínfula de moteles y anagramas

que vuelve con la maleta al hombro

a retomar tras años pasado.

 

De El Regreso de Lolita, 2014

 

 

CONFESIÓN

 

Que no se diga jamás se lo intentó

que no rodé por el camino

que no tropecé y caí mientras dormía.

 

Que no se diga locura transitoria para decir amor

sexo para pasión, furia para celo y a la distancia olvido.

 

Que no se diga aquí no se fraguo el fuego

el delito consumado sabanas mojadas,

mentiras escabrosas lucidez y miedo.

 

Que no se diga de esta agua no bebí

en esta tierra no viví

en esta cama no soplaron huracanes y volaron como cartas los espejos.   

 

Que no se superlativice el beso

y no se conjugue el verbo amar 

y que se diga beso en la exacta dimensión de la palabra.

 

Que se fusione cada silaba en su acento

como un cuento interminable

como un desplegar de leves alas.

 

Que cada consonante caiga ante el deseo de las palabras

sea grave el sonido en los abrazos

y leves los fonemas con su luz difuminada

 

Que no se diga siempre equivocada estaba

que no se diga su cuerpo acurrucó contra su espalda

que no arrancó gemidos de su boca

que no luchó contra su pecho

que no mintió

que no digirió una a una sus palabras.

 

Que no se diga  probó de mil venenos

que no se diga atroz para decir ternura

y no se diga jamás tormenta y fuego

y entre fuego besos y entre besos celo.

Porque fui nieve y serpiente  mujer y viento

y después de viento arado

y después de arado tierra y su simiente.

 

Que no se diga nunca se fue sin intentarlo

porque caí mil veces

ante el hondo                                                                                                                                                     transitar de las palabras.

 

De De Cara al fuego, 2010

 

 

LA CASA VACÍA

 

 No

invites a

nadie a nuestra casa

pues   repararán   en

puertas, paredes, escaleras

y ventanas, mirarán la polilla en los

rincones, los cerrojos oxidados, las lámparas

ciegas, arruinadas. No traigas a nadie

a nuestra casa pues no tendrán más

que angustia             de tu   mesa

de tu cama              del     mantel

del mobiliario            se reirán de

pena por las              tazas, fingirán

 

nostalgia

de mi nombre

y reirán también de nuestra hamaca.

 

No traigas más  gente a nuestra casa

pues te escribirán canciones,

te entusiasmarán el alma,

te susurrarán traviesos,

sembrarán una flor en tu ventana.

 

Por eso no debes, te lo ruego,

traer más gente a nuestra casa

pues se pondrán rosados,

verdosos, rojizos o azulados,

al descubrir paredes rotas

las plantas marchitadas.

 

Querrán barrer en los rincones

querrán abrir nuestras persianas

y encontrarán seguro entre mis  libros

las excusas perversas que buscaban.

 

No traigas más  nadie a nuestra casa,

así descubrirán nuestros absurdos

te llevarán lejos a otras playas

te contarán historias de naufragios

te sacarán  a rastras de esta casa.

  

De Alivio Demente, 2008

 

 

Siomara España Muñoz (Ecuador). poeta, crítica, ensayista y catedrática de literatura. Premios: juegos florales, casa de la cultura Ambato 2012; poesía universitaria en Guayaquil 2008, finalista del concurso de cuentos Jorge Luis Borges 2008, mención en el concurso David Ledesma Vásquez 2016 y mención en el concurso nacional de poesía Cesar Dávila Andrade, 2017. Publicaciones: Concupiscencia 2007, Alivio Demente 2008; De cara al fuego 2010, Contraluz 2012, Jardines en el aire 2013, El regreso de Lolita 2014, Construcción de los sombreros encarnados /Música para una muerte inversa 2015, De otros cielos y una luz al alba 2017, Jardines en el Aire Traducido íntegramente al árabe 2016, La Maison vide traducido al francés 2017, Celebración de la Memoria 2018, Vigilia 2018. 

 



Compartir