06 Jul 2022

125. POESÍA BRASILEÑA.ROBERTO PIVA

-30 Ene 2022

ROBERTO PIVA: LA CATEDRAL DEL DESORDEN, LOS VITRALES ESTRIDENTES Y EL PRIMER AMOR BRILLANDO COMO FLOR DE SALIVA

 

Ahora, con este nuevo orden de la virtualidad y de las lecturas cibernéticas; donde a veces hay gozo y deleite, otras veces cansancio y agotamiento; también se tiene la fortuna de escuchar sobre poetas desconocidos o pocos conocidos. Tuve la dicha de compartir una mesa virtual junto al poeta brasileño Wilson Alves Bezerra y al preguntársele por un poeta de cabecera de su país; no vaciló en contestar: Roberto Piva. Hablaba de su fascinante lenguaje, mezcla del malditismo, de los beats y de su cultura y contexto brasileños. Inmediatamente me di a la tarea de buscar e indagar. El poeta venezolano Jesús Montoya me habló que pretende traducir  unos poemas de Piva en el futuro y me indicó que Gladys Mendía había preparado una antología traducida al español por ella y la que fue preparada por Claudio Willer y Floriano Martins. La Catedral del desorden resulta un testimonio portentoso de una poética inquietante que forma parte de ese mosaico disperso y alucinante del mestizaje americano:

 

Las mentes quedaron soñando colgadas en los esqueletos de fósforo invocando los muslos del primer amor brillando como flor de saliva

 

Un mundo metafórico con sus destellos surrealistas que develan un espíritu rebelde, irreverente y que merece ser más conocido y difundido fuera de su país natal.  Roberto Piva(1937-2010) dejó una amplia bibliografía: Los que vieron la carroña (1962), Paranoia (1963), Piazzas (1964), Abra los ojos y diga ah! (1975), Muslos (1979),20 poemas con brócoli (1981), Quizumba (1983), El siglo XXI me dará la razón (1983), Sindicato de la naturaleza (1990), Ciclones (1997), Extrañas señales de Saturno (2008). 

 

Floriano Martins nos dice en su Epílogo/sin perder la samba:

 

“Roberto Piva casi siempre en su vida fue un poeta, como él mismo dice, marginado. Incluso cuando lo eligieron uno de los marginales de la poesía brasilera, por la inclusión en la antología de Heloísa Buarque de Holanda, o también ahora, más recientemente, cuando de la publicación de su poesía completa en valioso proyecto editorial. Un marginado bajo muchos aspectos, por sus extrañas imágenes corrosivas, por llevar a cabo acciones acreditadas como virulentas, por la multiplicidad voraz de registros de su poética, sobre todo por la incomprensión y el preconcepto.

Poeta despreciado y cultivado con tal vez el mismo grado de ceguera. Situado por la crítica en un laberinto de afinidades que no ultrapasa los hogares de la literatura y de las artes plásticas.”

 

Abierta la puerta de la Catedral del desorden, aquí están las visiones, los vitrales estridentes y el “amor brillando como flor de saliva”.

 

Javier Alvarado

 

 

LA MÁQUINA DE MATAR EL TIEMPO

  

Aquí nosotros atacamos el alma inmortal de los gabinetes. Buscamos amigos que no sean serios: los macumberos, los locos confidentes, emperadores desterrados, monjas sordas, canallas con hemorroides y todos los que detestan los sueños incoloros de la poesía de las Arcadas. Nosotros sabemos muy bien que la ternura de los lacitos es un lujo protozoario.

Sean violentos como una gastritis. Abajo las mariposas doradas.

Miren el brillante contenido de las letrinas.

 

 

LA CATEDRAL DEL DESORDEN

 

Nuestra batalla fue iniciada por Nerón y se inspira en las palabras moribundas: “Qué lindos son los ojos de este idiota”. Sólo el desorden nos une. Incrédulamente, Bárbaramente, Sexualmente. Nuestra Catedral está impregnada del gran espectáculo del Desastre. Nosotros nos manifestamos contra la aurora por el crepúsculo, contra la vespa por la motocicleta, contra el licor por la marihuana, contra el tenis por el box, contra la radio-patrulla por las Damas de las Camelias, contra Valéry por D. H. Lawrence, contra las cigüeñas por los carniceros, contra el futuro por el presente, contra el pozo por la fosa, contra Eliot por el Marqués de Sade, contra la bomba de gas de los funcionarios públicos por los chicles de los eunucos y sus concubinas, contra Hegel por Antonin Artaud, contra la guitarra por la batería, contra las responsabilidades por las sensaciones, contra las trayectorias en los negocios por las caras pálidas y visiones nocturnas, contra Mondrian por Di Chirico, contra la mecánica por el Sueño, contra las libélulas por los cangrejos, contra los huevos cartesianos por el aceite de Ricino, contra el hijo natural por el bastardo, contra el gobierno por una convención de cocineros, contra los arcángeles por los querubines homosexuales, contra la invasión de mariposas por la invasión de langostas, contra la mente por el cuerpo, contra el Jardín Europa por la Plaza de la República, contra el cielo por la tierra, contra Virgilio por Catulo, contra la lógica por la Magia, contra las magnolias por los girasoles, contra el cordero por el lobo, contra el reglamento por la Compulsión, contra los poetas por los luminosos, contra Cristo por Barrabás, contra los profesores por los chamanes, contra el mediodía por la medianoche, contra la religión por el sexo, contra Tchaikowsky por Carl Orff, contra todo por Lautréamont.

 

Los que vieron la carroña. SP marzo, 1962

 

 

VISIÓN 1961

 

Las mentes quedaron soñando colgadas en los esqueletos de fósforo invocando los muslos del primer amor brillando como flor de saliva

el frío de los labios verdes dejó una marca azul-clara debajo del pálido maxilar aun desesperadamente cerrado sobre su mágico vacío

marchas nómadas a través de la vida nocturna haciendo desaparecer el perfume de las velas y de los violines que nace de los sepulcros bajo las nubes de lluvia

chispa de luna partida se precipitaba en los callejones frenéticos donde madamas flacas arrodilladas en el tapete tocando el trombón de vidrio de la Locura repartían lonjas de hostias invisibles

la náusea circulaba en las galerías entre mariposas grasosas y labios de niña febril pegados en la vitrina donde almas coloridas tenían 10% de descuento mientras costureros arrancaban los ovarios de los maniquís

mis alucinaciones colgaban fuera del alma protegidas por cajas de materia plástica erizando el pelo a través de las calles iluminadas y en los arrabales de labios podridos

en la soledad de una caravana de marihuana Mário de Andrade surge como un Lotus pegando su boca en mi oído dirigiendo las estrellas y el cielo que renacen en las caminatas

noche profunda de cines iluminados y lámpara azul del alma desarticulando dando tumbos por las esquinas donde conocí los extraños visionarios de la Belleza

ya es jueves en la avenida Río Blanco donde un enjambre de Harpías vacilaba con cabellos presos en los luminosos y mi imaginación gritaba en el perpetuo impulso de los cuerpos encerrados por la Noche

los banqueros mandan a los comisarios lindas cajas azules de excrementos secos mientras un millón de ángeles en cólera gritan en las asambleas de ceniza OH ciudad de labios tristes y trémulos donde encontramos asilo en tu rostro?

en el espacio de una Tarde los moluscos tragaron sus manos en su vida de Camomila en las calles donde los niños dan el culo y juegan herradura y los loros mueren de Tedio en las cocinas engrasadas.

la Bolsa de Valores y los Fonógrafos pintaron sus labios con ortigas bajo el sombrero de plata del dictador Tacaño y el hierro y el caucho vertieron monstruos inconcebibles

al sudoeste de tu sueño una docena de ángeles con pijamas orinan con transporte y en silencio en los teléfonos en las puertas en los lisonjeros

de las catedrales sin Dios

inmensos telegramas moribundos intercambian abrazos y condolencias colgando en los percheros de viento de las maternidades un batallón de nuevos idiotas

los profesores son máquinas de heces conquistadas por el Tiempo invocando en ayuno de Vida las trompetas de fuego del Apocalipsis

afán irrisorio de restos hinchados por la lluvia y bomba H árbol blanco cubierto de ángeles y locos postergando sus frutos hasta el siglo futuro

mis éxtasis no admitiendo más el calor de las manos y el brillo platónico de los postes de la calle Aurora picando en los omóplatos irreales de mi Delirio

arte culinaria enseñada en los apopléjicos vagones de Seriedad por quince mil perdidas almas sin rostro separando barrigas adolescentes en una Apoteosis de intestinos

borracheras acabando lentamente en las alamedas de mendigos perdidos esperando la sangría diurna de ojos profundos y neblina enrollada en la voz consumida en la distancia

culos de granito destruidos con estruendo en los suburbios demoníacos por el cometa sin fe meditando beatamente en los púlpitos agonizantes

mis tristezas kilometradas por la sensible persiana semiabierta de la Pureza Paralizada y gargajo de almendras emocionante en las palabras cruzadas en la mirada

las nieblas engañadoras de las maravillas consumidas sobre el arcoiris de Orfeo amortajado despejaban un millón de niños atrás de las puertas sufriendo

en los espejos niñas desarticuladas por los mitos recién nacidos vagabundeaban acompañadas por las palomas a ser fusiladas por el veneno de la noche en el corazón seco del amor solar

mi pequeño Dostoiévski en el último pasamanos del ciclón de almohadas perforadas derrama su cabeza y su barba como un ajuar nocturno se extiende hasta el Mar

en el exilio donde padezco angustia los muros invaden mi memoria tirada en el Abismo y mis ojos mis manuscritos mis amores saltan en el Caos

 

 

POEMA SUMERGIDO

 

Yo era un poco de tu voz violenta, Maldoror

cuando las pestañas del ángel verde arrugaban las

chimeneas de la calle por donde yo caminaba

Y veía tus niñas destruidas como ranas por

una centena de pájaros fuertemente de paso

Nadie lloraba en tu reino, Maldoror, donde el

infinito posaba en la palma de mi mano vacía

Y niños prodigio eran torturados por el Alma

ausente del Creador

Había un revolver imparcialísimo vigilado por las

Amebas en el tejado roído por la orina de tus mariposas

Un jardín azul siempre grande arrojaba manchas en mis

ojos inyectados

Yo caminaba por las alamedas mirando con alucinada ternura

las niñas en la gran fiesta de las canteras de

insectos alucinados

Tu canto insatisfecho sembraba el antiguo clamor de los

piratas degollados

Mientras el mundo de formas enigmáticas se desnudaba

para mí, en leves mazurcas

  

 

HOMENAJE AL MARQUÉS DE SADE

 

El Marqués de Sade va serpenteando por

máquinas & otras vísceras

emperador sobrehumano pedaleando la Osa mayor en el

tórax del Océano

donde el cocodrilo voltea el pescuezo & despierta la flor loca

cruzando la mente en un suspiro

es aéreo el intestino acústico donde él se acuesta con lo vasto

pez de la tristeza violentando los muros de sacarina

él se arrodilla en la laja color del Tiempo con el grito de las

Minervas en sus ojos

el gran culo de fuego de artificio hincha este espejo de

adolescentes con una duna en cada mano

las heridas vegetales liberan los peñascos de carne

apilados en la Catástrofe

un niño que pasaba oprimió el dorso descabellado

de la madre gritando en la ventana

la fragata lustrada en los caminos de la ceja

calcina

el cordel de aire del marqués de Sade

en la quijada de las chimeneas

falta al mundo una partitura ardiente como el himen

de las pesadillas

los edificios crecen para que yo pueda practicar el amor

en los pavimentos

el Marqués de Sade puso fuego en los huesos de los pianistas que

se partían como papas

él avanza con tijeras afiladas tomando las nubes por

asalto

él sopla un planeador en la dirección de un cuervo agonizante

él me atormenta & me protege contra el sordo siglo de

caídas abstractas

 

 

EL ANDRÓGINO ANTROPOCÓSMICO

 A l’androgyne primordial,
surtout a l’androgyne spherique
décrit par Platon,
correspondent, sur le plan
cosmique, l’Oeuf cosmogonique
ou le Géant anthropocosmique
primordial.

MIRCEA ELIADE, Méphistophéles
et l’androgyne

 

escribiré un tratado sobre el amor & el odio

escribiré un porno-samba en la montaña mágica

escribiré mi gula en Muslos Ardientes

esta jalea de garzas este guante de piel de alondra esta curva

de tus caderas

miras en mi dirección & el cachalote del desespero muerde

tu alma.

Agarrado en las chozas el invierno golpea los dientes de los barrios

donde el chico vomitando heces cae con ojos retorcidos cerca

de los nidos malolientes de la Usura & pare un ser mortal de

ojos lilas como las figuras de Modigliani mientras la

lluvia se dirige hacia los límites de la Ciudad.

Él Andrógino Antropocósmico era como un niño en la

vera de un lago. Tira piedra hace pipí & pide pececito.

El atraviesa los bosques durante la noche & ronda las ciudades

brasileras haciendo a los adolescentes torcerse en sus

morenas almohadas.

Me gustaría hacer la historia dice Muslos Ardientes a Pólen

quien masticaba una pierna de ciempiés.

Tú amas el éxtasis que conduce a la luz transparente submarina

como el alma de un cóndor en el bosque sacrílego aquí &

ahora perderemos la cabeza me gustaría asesinar el

Andrógino Antropocósmico sin pestañear & ¿tú te casarías

conmigo, Pólen?

Muslos Ardientes era implacable.

Muslos Ardientes era una ráfaga de ritmo erótico.

Muslos Ardientes sabía dónde se debe acariciar & como

dormir juntos.

En algún momento

tendrás el momento

yo alimento a los dioses

con piedras & quesadillas

antes de mi diluvio

después de mi la vidriera & la piedra pomes

tú mordisquea

mi cuello expuesto

en el monte espeso

tú ámame en este

piso agreste

antes & después de los clubs

cerrados donde Hegel entró

husmeó plantó & salió

con nuevos cometas

dementes & fluidos

el lector es un

puto

el lector quiere dar

& tiene miedo

el lector es un hipócrita

hermano de Baudelaire

 

 

SBORNIA FILAMENTOSA

Moi, ma route me suit. Sans doute
Elle me suivra n’importe ou.
TRISTAN CORBIERE

Imenso trabalho nos custa a flor
CARLOS DRUMMOND DE ANDRADE

 

El pitecántropo las ciudades griegas los dulces conejillos

recalentadas & comidas en los barrios el diván de la histeria

recordando sueños tribales intriga del jefe sandalias

desatadas en la casa de las máquinas el edificio es de Maria-

Suave donde roncan cascabeles humanos mi mano es dios

paso decisivo en el tránsito del mono al hombre

miniatura del lenguaje ruborizada Macunaíma-Pop

delantales de lujo se mecen en los varales de Cobra Norato

Panis angelicus tú sabías que Simón el Tuerto viene para

cenar? Por qué no el obispo de Berlín? La cicuta es gratis el

cuervo nada entiende de política el raro come guisadito &

saca la bengala del aire pantano sueñan con cuajada la niña

quedó confundida en la casa de las máquinas tenebroso

impeachment del caos Engels de Turbante & su Dialéctica de

la Naturaleza (que Pólen leyó drogado en las montañas de

Atibaia) cantando un agente de la CIA en botas

ciudades de metal precario un quimono para el Príncipe de las

Tinieblas de los huevos saltaron dos enanos obscenos que agitaron

pañuelos anaranjados & partieron para siempre en dirección a la

curva de nivel. Dios es macumbero.

 

 

ANTINOO & ADRIANO

 L’énigme du labyrinthe est
celle-ci: comment desdendre
jusqu’ a Dionysos sans perdre
la connaissance du chemin?

Kremer-Marietti, L’homme
et ses labyrinthes

The rain outside was cold in
Hadrian’s soul.

FERNANDO PESSOA, “Antinous”

 

Esta es la zona golpeada por los ahogados

Esta es la velocidad máxima de quien se sumerge

aquí las romas romanas no crecieron más

& dos águilas de niebla humedeciendo las sandalias

adolescentes en la grama de primavera escriben

la palabra remember

el dulce Antínoo con su arco cargando

corazones maduros en la aljaba en la hendidura-esencia

de la historia

los semáforos del tiempo encienden su luz

verde por encima de su

larga cabellera

este dulce chico

partió el corazón del emperador

el Imperio adorando un dios adolescente ahogado en el Nilo

sin esperar la Mañana egipcia

Adriano lloró el resto de su

vida en la villa al sur de Roma

las paredes se rajaban por las tardes

dejando entrar los recuerdos

hubo un tiempo en las montañas de la

Bitínia cuando las cazas se prolongaban

hasta la hora del amor

el vino Falerno pegándose a los estómagos

vacíos mientras las miradas se

cruzaban sobre el jabalí asado rodeado

de frutas

este amor construyó su imperio en la

memoria & las escamas de

mi cerebro caen al contacto de

sus dedos

los poetas latinos oyeron probaron

entendieron este tesoro enterrado

en las tripas del tiempo

queda el viento de verano en los caminos

donde ellos estuvieron

 

 

POEMA VÉRTIGO

 

Yo soy el viaje de ácido

en los barcos de la noche

Yo soy el chico que se masturba

en la montaña

Yo soy tecno pagano

Yo soy Reich, Ferenczi & Jung

Yo soy el Eterno Retorno

Yo soy el espacio cibernético

Yo soy el bosque virgen

de las chicas convulsivas

Yo soy el disco volador tatuado

Yo soy el chico y la chica

Casa Grande & Senzala

Yo soy la orgía con el

chico rubio y su novia

de vagina colorida

(él vestía la braga de ella

& danzaba hecho Shiva

en mi cuerpo)

Yo soy el nómada de Orgonio

Yo soy la Isla del Velludo

Yo soy la Invención de Orfeo

Yo soy los ojos pescadores

Yo soy el Tambor del Chamán

(& el Chamán cubierto

de pieles y andrógino)

Yo soy el beso de Uranio

de Al Capone

Yo soy una ametralladora en

estado de gracia

Yo soy la pomba-gira del Absoluto

Ilha Comprida, 91

 

 

ROBERTO PIVA (São Paulo, 1937-2010). Poeta. Autor de Paranóia (1963), Piazzas (1964), Abra os olhos e diga ah! (1975), Coxas (1979), 20 Poemas com Brócoli (1981), Antología Poética (1985), Ciclones (1997). La Editorial Globo publicó su obra completa en tres volúmenes: Um Estrangeiro na Legião: obras reunidas (volume 1, 2005), Mala na Mão & Asas Pretas: obras reunidas (volume 2, 2006), Estranhos Sinais de Saturno: obras reunidas (volume 3, 2008).

 



Compartir