03 Feb 2023

405. POESÍA SALVADOREÑA. ROCÍO BOLAÑOS

-08 Mar 2022

LA NOCHE HUNDE SUS RAÍCES

EN LOS HUECOS DE LAS MANOS

 

Las pizcas de energía se complican

en el espiral de la agenda.

Resbalan

en el pozo de la jornada

y caen sobre un túmulo de convulsiones.

 

El fondo inmutable de la disnea

reparte punzadas indescifrables

dilata el vacío y se retira a su rincón.

 

            Hasta el día siguiente.

 

 

SOBREVIVIENTE

 

Indecible la oscuridad de la suerte.

 

El vientre pateado de su madre

y el pliegue de la caridad

lo vieron nacer y lo imaginaron

                                    cadáver.

 

El consuelo de las jeringas

cortó el hilillo con la muerte

prometiendo una esperanza

incierta

apiñada en las palmas de mis manos.

 

 Las onomatopeyas

son una responsabilidad inmensa

 

 

ESFUERZO

 

El tiempo gira enredado

                        —cabizbajo

en el sabor del reflujo dominical

y cae.

            Cae en un pozo laico

lleno de oraciones inauditas.

 

La vida huye incierta

sin espejos hacia el pasado

ni lágrimas

            para fertilizar el vacío,

en las noches escapadas de las manos

con el ardor de los sonidos puntiagudos.

 

¿Dónde comienza la confusión del ser?

Los perros imitan a los lobos

y hay olor de muerte en el aire.

 

 

SOBRE EL AMOR

 

El miedo no la atrapa cuando merodea

a oscuras en la superficie azul

de una mirada, apiñada en su pecho;

él la sostiene, siembra una semilla

en su cementerio de cicatrices abiertas.

Apaleados por el pasado

desaforan los límites del anhelo,

aprenden a convivir con las sombras,

se atreven a crear un final

que sabe a café y pan con mantequilla.

 

 

BUENAS NUEVAS

 

Hincada sobre preguntas inmaculadas,

siente las rodillas en comunión con la euforia

revelando el cansancio de las horas muertas.

 

Mal equipada, sigue,

encuentra el equilibio en una taza,

le pierde el asco al espejo,

observa sus figuras geométricas,

ya no escucha el eco de las suelas,

y los rincones no apestan a derrota.

 

El camposanto entre sus piernas

ha recuperado su naturaleza.

 

 

MULTINACIONAL 1

 

La salvación en la multinacional

es tener con quien descabellarse.

Mimarse las sombras

ver el horizonte en el espresso matutino

fumarse las derrotas

reír a carcajadas del poder de las firmas.

 

La redención en la multinacional

es bailar cumbia a escondidas

detrás del cerco, en la hora del almuerzo

tomar aire, dar un paseo,

observar los hormigueros, imaginar

los jardines de las poetas suicidas,

después de la comida, cuando todo se hunde

 

 

SINRAZÓN

 

El eco huele a basura acumulada

viste una camisa de noche rota

atraviesa distraído las habitaciones

se agarra de las cortinas para no caer.

 

Desde el cristal observa el absurdo

colgado en el vacío del armario.

 

En el alboroto de la oscuridad son iguales

los pasos hacia la cama o el balcón.

 

Los rugidos de las agujas lo sacuden.

 

Se precipita.

 

 

Rocío Bolaños (El Salvador). Docente, traductora y gestora cultural. Ha colaborado en la organización de eventos culturales con diferentes asociaciones en Italia. Ha publicado textos en el colectivo Tempi DiVersi, Grito de Mujer México, Carta di Altino, Samuele Editore, entre otros. Actualmente es parte del Taller Internacional Helecho Poético dirigido por Samuel Trigueros y de la redacción de Laboratori Poesia de Samuele Editore en la sección Internacional.

 



Compartir