03 Feb 2023

422. POESÍA ARGENTINA. NICOLÁS ANTONIOLI

-04 Abr 2022

 

 

LO REAL CONVERTIDO EN ESPANTO

la quietud que amenaza un piélago un aborigen

lo desprovisto

así se rearma mi juego de este lado afable que trasunto

porque se despiertan las multitudes que engloban

un resumen de mi paso por la vida

esa que huye hacia el rincón

nos va a relamer la aurora el descrédito

y en esa pestilencia

yo reconstruiré escondites para la conclusión

los desvaídos que ametrallan una duda que afrenta

 

mi exclamación no fue un juego ni una tertulia de palabras

 

esa incongruencia que tiene aspecto de columpio

 

no nos van a desistir yo no juego cuando digo hambre

 

cuánta sed cuántos tristes para contener una lágrima

 

del libro mano emplumada (2013)

 

 

EL HOMBRE DEL QUE HABLO

dice de la tortura del que llora hasta matar

como una improbable sucesión de caídas

es que lo han sojuzgado

ya no desea la calma del último silbo

del primer ave que rasga una imagen de lo cierto

esa mano que se resguarda de la lluvia

va a degollar al que difiera

asustados y así de erróneo dejamos

todo lo que se escribe

 

del libro mano emplumada (2013)

 

SIMPLEMENTE

los encontraremos con la lengua atada a una mentira

y será única transparente destruible

la garganta en la que oprime una soledad

como un grito del que podríamos regocijarnos

el cuerpecito de la ultrajada la insignia del bajo vientre

y ahora pides que la asedien con reflejos de tu nombre

y la arrastran y la someten y la condenan

su adentro ha probado el símil de la desgarradura

no conoce los rasgos de la nueva palma

que ahora hunde dedos y con saña en la imagen entera

pareciera que algo crece subrepticio

junto al alarido que emite

donde la noche que no es igual a esa mujer desaparece

 

del libro mano emplumada (2013)

 

LLORAR CON LA FUERZA IMPOSIBLE DE LOS PÁJAROS

en una dislocación de sombras

que rearma al que sonríe contra una pampa anquilosada

yo he hablado de días en los que es preferible pensar

nada tiene nombre de libertad en nuestros ejercicios

una razón que aprieta un puño de niña

sin embargo aquí se escribe

con la apariencia del viento que frena ante la chica de espaldas

y los anfibios con su bocanada de hiel

ulterior al que tropieza una angustia tierra adentro

basta el lenguaje

a qué ritmo se continúe esta farsa

jilgueros resistiendo un canto

                                     o morir latiendo un canto que nos borre

 

del libro mano emplumada (2013)

 

 

LA BESTIA FIRMA CON FRENESÍ

durante la noche decretos de hambre

habla torpemente

de su verdad de hombre falible

ni las hormigas salieron este otoño

apenas las larvas de polilla

eclosionaron en la angustia

no hubo jazmín del país

destrozado por la fuerza protectora de animales

la seña vegetal

flores de negación

se carece se apaga adrede

alguien declama o

muere a continuidad

¿el tiempo?

se esperan relámpagos

y más voces que ahorquen

 

del libro las carnes ayunas (2017)

 

 

AHÍ YACE EL JAZMÍN DEL PAÍS MUTILADO

con la malasaña erecta

ahí tu planta rendida que quiso darle

una primavera más al desposeído

al que crepita ahora sin olfato

el aroma prohibido que se rindió

al pie del árbol de la estirpe humana

la escena de la muerte vegetal

te silenciaron la fragancia a muerte limpia

o amenaza o redención

para que cunda el pánico en toda la cuadra

para que escriba con urgencia

que la poesía no me sirve

 

del libro las carnes ayunas (2017)

 

 

MIGUEL ÁNGEL BUSTOS 

 

No te cambio mis huesos por uvas de la tierra

No quiero despabilar mi piel con lunas y tierras alumbradas 

Con cercanías erguidas 

como una serpiente en la luz

No siento ya una claridad 

que me libere en cegueras de la vida

Que ya es vida para ser un artificio de la muerte

Reflejo de un cogollo que es tu múltiple mentira

Tu plural desesperanza 

 

¿Te olvidás del asesino? ¿Aquel que te 

prohibió volver con odio a la vida?

Cómo oyen sus oídos a todos 

Cómo hieden los árboles a fragancia de tiniebla

Cómo perdura su voz en un viejo dialecto de ojos

Cuánto va a faltar del odio que tenía como sea 

un algo de sangre en los desagües del alma

Un numeroso aplauso marca mi huida por 

la plácida vigilia

Mi carne uniéndose en tu palma

Atardece 

 

Un gato pierde su canto en las trizas del mundo

Cómo hieden los árboles a fragancia de tiniebla

Cómo perdura su voz en un viejo dialecto de ojos

como una serpiente en la luz

 

de la plaqueta diecinueve (2018)

 

 

GENOCIDA

 

nacerá monstruo vivirá como humano

aparente se alimentará de los restos del cierzo

y de las sombras roerá huesos y olvido

como criatura destemplada del mundo se

arrastrará el decir lo atormentará en los

suburbios de sus pensamientos transcurrirá

con dolores profundos en su interior

con una falta grave con una torpeza para amar

sus cinco tentáculos su sangre diferente

su debilidad y las enfermedades múltiples

lo atormentarán hasta el último día

y morirá como una partícula menor

como un ser innecesario y arderá y arderán sus

ojos y su seudoboca amorfa y su voz tácita

engendro como es nunca podrá pronunciar

la palabra “madre” sin herirse a sí mismo

 

de la plaqueta diecinueve (2018)

 

 

Nicolás Antonioli (Argentina). Escritor, editor y gestor cultural. Director de La Juntada-Festival Internacional de Poesía Joven en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Director de la editorial Baldíos en la Lengua. Curador y Coordinador del ciclo de poesía “Visión Quetral” de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires. Coordinador Nacional del Movimiento Poético Mundial (World Poetry Movement) por Argentina. Publicaciones: Sentires del alma (2004), Se necesitan ojos (2005), Muñecas/maniquí/muñecas (2009), Mansalvar (2012), Mano emplumada (2013), Monólogo alucinado e interminable del sargento Cabral (2013) y Las carnes ayunas (2017).

 



Compartir