30 May 2024

158. POESÍA ITALIANA. VIVIAN LAMARQUE

-27 Mar 2024

 

VECCHIA

 

I suo i trenta anni sono diventati cento

parla col pane e con la minestra

ama una coperta

mette la sedia al sole

come una vecchia.

 

 

VIEJA

 

Sus treinta años se han convertido en cien

habla con el pan y con la sopa

ama a una manta

saca su silla al sol

como una vieja.

 

 


   

SOLE INVERNALE

 

Fa bene

al mio male

questo sole invernale

fa male

al mio cuore

il tuo freddo tepore.

 

 

SOL INVERNAL

 

Le hace bien

a mi mal

este sol invernal

le hace mal

a mi corazón

tu tibieza tan fría.

 

 


  

TUMORE

 

Lentamente silenziosamente

mi sta crescendo dentro un amore

come un tumore.

È nato a forma di puntino invisibile

poi a poco a poco è cresciuto mi ha preso tutto il cuore

lo sento che avanza e avanza

con paziente furore.

 

 

TUMOR

 

Lenta y silenciosamente

me está creciendo dentro un amor

como un tumor.

Nació con la forma de un punto invisible

poco a poco ha crecido y se ha adueñado de todo

mi corazón

lo siento que avanza y avanza

con paciente furor.

 

 


  

LIBERERANNO I CASSETTI

 

dalle mie ingombranti parole

ma resteranno le Sue più discrete più lievi

mai scritte mai dette

per le orecchiette del mio cuore

le predilette.

 

 

LIBERARÁN LOS CAJONES

de mis rebosantes palabras

pero quedarán las Suyas más discretas más leves

nunca escritas ni dichas

para las aurículas de mi corazón

las predilectas.

 

 


  

MA NELL’ALDILÀ

nessuno nessuno ci separerà:

saremo due gocce di pioggia uguali

o saremo due moscerini con le ali

saremo due lumachine lente liete

o due puntini splendenti di stelle comete

saremo due granelli di terra rotondi

o saremo due insettini vagabondi

uno davanti l’altra dietro

cammineremo cammineremo

circumnavigheremo il vetro

della finestra chiusa ma se aperta

via via per l’alto del cielo punteremo

di tanto in tanto Lei si girerà

controllerà che anch’io ci sia

ci sarò ci sarò anima mia.

 

 

PERO EN EL MÁS ALLÁ

nadie nadie nos separará

seremos dos gotas de lluvia iguales

o seremos dos mosquitos con alas

seremos dos caracoles lentos alegres

o dos puntos brillantes de estrellas caudadas

seremos dos granos de tierra redondos

o seremos dos bichos vagabundos

uno delante detrás la otra

caminaremos caminaremos

circunnavegaremos el cristal

de la ventana cerrada pero si abierta

poco a poco hacia el alto cielo subiremos

de vez en cuando usted se volverá

comprobará que yo también le sigo

descuide alma mía le seguiré.

 

 


  

A CERTI CHE SO IO

lascio tutto e agli altri niente.

E le poesie belle agli amici

e ai nemici le brutte.

E le cose di valore? Le cose di valore

ai nuovi milanesi di colore

che per due lire ci fanno i vetri luccicanti

(oh nostri innocentissimi emigranti

per due lire venuti da lontano

con i vostri negozietti in una mano).

E lascio i miei fiori al mio giardino

e alla terra gentile che mi starà vicino

c i faremo senza voce compagnia

e buongiorno morte e co sì sia.

P.S. ma fammi figlia mia due finestrelle

per qualche volta salire a riveder le stelle.

 

 

A ALGUNOS QUE YO SÉ

les dejo todo y a los otros nada.

Y los poemas hermosos a los amigos

y a los enemigos los malos.

¿Y las cosas de valor? Las cosas de valor

a los nuevos milaneses de color

que por dos liras nos hacen brillantes los cristales

(oh nuestros inocentísimos emigrantes

por dos liras venidos de muy lejos

con vuestras tiendecillas en una mano).

Y dejo mis flores a mi jardín

y a la tierra gentil que estará junto a mí

nos haremos sin voz compañía

y así sea muerte y buenos días.

P.d. pero hazme hija mía dos ventanucos

por si subo alguna vez y vuelvo a ver las estrellas.

 

 

Vivian Lamarque. Nació en Tesero, en 1946. Reside en Milán donde enseñó italiano en un instituto de idiomas. Ha traducido a Prévert, Valéry, Baudelaire, La Fontaine y Grimm. Colabora en Il Corriere della Sera y ha escrito varios libros de cuentos y de canciones de cuna. Como poeta ha publicado: Teresino (1981), Il Signore d’oro (1986 y 1997), Poesie dando del Lei (1989), Il Signore degli spaventati (1992), Una quieta polvere (1996), Poesie.1972-2002 (2002), Poesie di ghiaccio (2004),  Poesie per un gatto (2007), Poesie della notte (2009), La gentilèssa (2009), Madre d’inverno (2016) y L’amore da vecchia (2922). Ha ganado muchísimos e importantes premios, como el Montale, el Pen Club, el Premio Nazionale Alghero Donna di Letteratura e Giornalismo, el Camaiore, el Elsa Morante, el Cardarelli-Tarquinia y el Premio Strega.  Como autora de cuentos ha recibido el Premio Rodari (1997) y el Premio Andersen (2000). Una poesía, la suya, que queda suspendida en el aire, tanta es la levedad y la gracia de su dictado, pero también fuertemente arraigada a la realidad cotidiana. Entre estos dos polos oscila el universo de la autora, sin que falten repentinas inversiones, porque lo que se presenta como dulce, transparente, delicado, hiere de golpe, como una cuchillada.

 



Compartir