11 Abr 2021

3. POESÍA PANAMEÑA. ESTHER MARÍA OSSES

-29 Ago 2020

 

SONETÍN PARA JUGAR

 

Erase un puerto

de aguamarina.

Un sol abierto

tras cada esquina

 

Allí tan cierto

que me ilumina,

niño despierto

crece y camina

 

Jugando llora,

soles ofrece,

risa derrama.

 

Hora por hora

jugando crece,

David se llama.

 

 

ORACIÓN PARA QUE CREZCA LA PLANTITA

 

Sol te mande el cielo.

Cielo te dé el viento,

El viento la nube,

La nube la lluvia.

 

¡La nube, la lluvia!

Todo muy suave,

muy suave y a tiempo;

La medida justa.

¡La nube, la lluvia!

Jamás se te acerquen

insectos dañinos.

No corte la arriera tus hojas,

ni muerda el gusano tus retoños nunca.

¡La nube, la lluvia!

Abono te brinden las manos de un niño.

Renueve y ablande tu tierra

una lombricita y un ciempiés amigo

¡La nube, la lluvia!

 

 

CANCIÓN DEL BARCO VELERO

 

Llévame barquito mío,

llévame a pasear.

Este lago tan bravío,

se parece al mar.

 

Abre tus alas de seda

en la inmensidad,

lejos la playa se queda,

sola la ciudad.

 

 

Sobre las olas ligero

saltando va.

Llévame, barco velero,

más allá, más allá.

 

 

LA HORMIGUITA

 

Dijo la hormiguita:

—¿Cómo llevo a casa

siendo tan chiquita

carga tan pesada?

 

Una que lo oía

a otra lo contara,

y ésta a la otra

que cerca pasaba.

 

Y llegaron muchas,

y llegaron tantas,

y todas alegres

poniendo la espalda,

a paso de hormiga

llevaron la carga,

que así repartida,

se puso liviana.

 

Hojitas de rosa,

sabroso alimento,

guardaron en rica

despensa de invierno.

Después entre todas

la casa barrieron,

y todo entre todas

lo fueron haciendo.

 

 

EL BURRIQUITO  

 

Viene el naranjero.

¡Naranjas! ¡Naranjas!

¡Naranjas dulces,

naranjas frescas,

naranjas llevo!

 

—Yo no quiero tus naranjas,

naranjero.

 

Quiero tu burriquito.

¿Me lo darías?

¡Es tan pequeño,

con tanto peso,

con tanto sol a cuestas!

 

¿Quieres jugar conmigo?

Dice que sí.  Espera.

No te vayas.

Quiero tocarlo.

 

Más parece un juguete

que un burriquito.

¡Si pudieras dejarlo!

Si fuera mío,

le daría a comer flores,

miel y rocío.

 

 

Juguetería

 

—Para ubicar al enemigo

quiero este equipo de radar.

 

—Yo la caja de bombarderos

para arrasar una ciudad.

 

—Yo estos tanques sólo quiero,

y estos soldados de metal.

 

—Yo aquel vestido de hombre rana.

 

—Y yo esta nave sideral.

 

—Yo no.  Jugaré a ser médico.

Me llevo este maletín.

Había muchos heridos,

y enfermos más de mil.

—Y nosotros te ayudábamos,

sin descansar ni dormir.

 

—Yo no iré tampoco al cosmos,

ni al mar ni a la guerra iré.

Me llevo esta cocinita

con fogones de papel.

 

En ella yo cocinaba

alimentos para cien.

Había niños con hambre…

 

—Te ayudaba yo también.

 

 

NIÑO ASTRONAUTA

 

Niño astronauta, llévame al cosmos,

llévame al cosmos en tu astronave.

La luna, niño, ya no es de plata,

ni es una rosa ni es un quién sabe.

 

Ya las estrellas no son estrellas

de cinco puntas recién cortadas.

Son otros mundos con otros sueños,

con otros duendes y otras hadas.

 

—Botas me diste de siete cielos,

casco, visera, traje espacial.

En un bolsillo llevo la casa,

en otro el aire de respirar.

 

Niño astronauta, llévame al cosmos,

llévame al cosmos en tu astronave.

Acamparemos en un planeta,

horas o siglos, nadie lo sabe.

 

 

METAMORFOSIS

 

Era un gusano más gusano

que los gusanos de su edad.

Era una rosa más que rosa,

entre las rosas, mucho más.

 

Aquel gusano tuvo un sueño.

Era este sueño una obsesión.

Tener dos alas, ¡ay!, dos alas.

para volar hasta su amor.

 

¿Cómo llegar hasta la rosa,

siempre arrastrándose, reptil?

Tener dos alas, ¡ay!; dos alas.

Tener dos alas y morir.

 

Era este sólo pensamiento.

Era esta firme voluntad.

Tener dos alas, sí, dos alas.

Él no deseaba nada más.

 

Y desde el fondo de sí mismo,

—¡Era tan alta su pasión! —

brotaron alas una noche,

dos grandes alas tornasol.

 

 

EL CAPITÁN

 

Lila tiene un barco grande

que es de verdad.

Su papá juega con ella

que es capitán.

Yo sólo tengo un barquito

que es de cristal.

Mi mamá juega conmigo

que es de verdad.

 

Lila me invitó en su barco

a navegar.

¡Qué bonita estaba el agua

de sol y sal!

Su mamá levanta el ancla,

nos vamos ya.

Olas, pájaros y nubes,

vienen y van.

 

Bravo parece el viento,

¡qué miedo da!

pero no, que en la proa

va el capitán.

 

 

CON AMOR ENTERO

 

Viene el heladero,

fiesta matinal,

Su música alegra

toda la cuidad.

 

Tiene helados rojos

como un arrebol,

otros blanco espuma

o verde limón.

 

Si todos los niños

pudieran comprar

cada cual el suyo,

¡Que felicidad!

 

Párate, heladero,

tiene sed el sol.

Con un medio solo

¿Qué te compro yo?

 

Somos tres en casa:

uno, dos y tres.

Mamá y Carolina,

y yo, Elizabeth.

 

Con un medio solo

¿qué puedo yo hacer?

Con amor entero

lo dividió en tres.

 

 

GOTA POR GOTA

 

Las abejitas

revoloteando

entre las flores

de más olor

 

buscan el néctar

que es su tesoro,

buscan la vida

de flor en flor.

 

Gota por gota

lo van llevando

a su colmena,

ciudad – taller.

 

Grano por grano

gota por gota,

van fabricando

mundos de miel.

 

¡Ay, abejitas,

sois tan pequeñas!

Es maravilla

vuestro poder.

 

 —¡Amor, trabajo

 cosa sencilla!

 Zumbó el enjambre

 todo a la vez.

 

 

Esther María Osses. Fue una poeta y educadora nacida en David, Chiriquí, el 12 de octubre de 1914. Fallece en Venezuela el 2 de septiembre de 1990. Estudios en la Escuela Normal de Institutoras de ciudad de Panamá: graduada de maestra de enseñanza primaria, siguió cursos en la Universidad Interamericana de Panamá en la Facultad de Filosofía y Letras y en Universidades de Buenos Aires y Guatemala. Destacada poetisa con varias obras publicadas, también se dedicó a promocionar nuevos valores, creando grupos literarios, musicales, etc., y fomentando la publicación de revistas, periódicos. También destacó como dama solidaria con las causas de otras naciones y gran promotora cultural. Obras: Mensaje (1946); La Niña y el mar (1954); Poesía en limpio (1965); Crece y camina (1971); Para el combate y la esperanza (1981) poesía política; La novela del imperialismo en Centroamérica (1986).

 

 

Arte por Cristian Gavarrete

Retrato al carboncillo 

 

Cristian Gavarrete (Honduras, 1994) es docente y artista visual. Algunas de sus exposiciones son: individual de pintura “Mutismo” en el marco de la Festival Internacional de Poesía Los Confines (Honduras, 2019), colectiva “Origini. Le radici dell’ Honduras, progetto 7lune (Italia, 2019), Individual “Reminiscencias” Museo para la identidad Nacional (Honduras, 2018), individual de pintura “Posdata” en el marco del Festival Internacional de Poesía Los Confines (Honduras, 2017), seleccionado a participar con obra “Posdata” en XXV Bienal de pintura Centroamérica y el Caribe, IHCI (Honduras, 2016), muestra pictórica, en el Café Arte Fest (Honduras, 2018), exposición Colectiva "Arte Joven", Centro de Las Artes y El Patrimonio CAP (Honduras, 2016), exposición Anual de Estudiantes Escuela Nacional de Bellas Artes (Honduras, 2013-2015), exposición colectiva, taller dibujo experimental CAC-UNAH (Honduras, 2014), “Tentativas” Festival cultural Gracias Convoca (Honduras, 2014), XII Simposio Internacional de Escultura (Honduras, 2017) y I Simposio Nacional de Escultura (Honduras, 2017).  

 



Compartir