28 Jul 2021

61. POESÍA DOMINICANA. FRANCIS MATEO

-19 Sep 2020

 

FOSA

 

La lluvia golpea la ventana

cubre el sonido de las ambulancias

que siguen allí constantes,

coléricas, en su desplazar por las calles.

 

Los días se han vuelto un rosario de paranoia 

una plaga de informaciones que devoran la quietud.

A esta hora bajo la lluvia

a tres dólares la hora

cavan una gran fosa común

con hambre de cuerpos sin sueños

en minúsculas habitaciones

hechas con madera de pino.

Esta nublazón que nos arropa

a las dos de la tarde

tan adecuada

¡Coño!

¿Serán los Heraldos Negros?

 

 

HÁLITO

 

Mi hija, justo antes de dormir

con voz dulce y llena de ternura

me dice, “Papi, creo que vienen

los monstruos. Tengo miedo.”

Le digo que respire

y piense en nubes de algodones

morados y rosa que flotan

silbando te quieros,

le digo respira y trata de relajarte

dales la espalda, son solo toallas

que cuelgan de la puerta.

Me cercioro de que todos duermen

que la quietud y la oscuridad reinen.

Seguido siento el hálito de mis propios miedos.

Se difunde una avalancha de horrores sobre mí,

no menos tangibles que los de ella,

aquellos consejos tan infalibles

se doblegan ante el terror de su presencia.

Suena una ambulancia,

me aferro a la vida.

 

 

COSAS

 

Extrañas un baño de sol.

La palidez de tu rostro

y los anillos celestiales

de tus ojeras

son el panfleto perfecto

de esta epidemia.

Te asomas a la ventana

y tus lánguidos latidos

te rebotan en el pecho

con la rapidez que el sol

retira su falda luminosa

de la escalera de escape

y flota hacia un aposento

en el oeste.

Te sientas en el mueble

respiras hondo varias veces

buscando algún namaste

que no termina de llegar.

Yo escondo mis ganas

de arreglarlo todo

y te dejo sola

dándole el pésame

a tus pensamientos.

A los pocos minutos

me buscas para decirme

que no soportas el agudo sonido

de las ambulancias

que llenan el silencio de miedos

y muerto de miedo

asiento con la cabeza.

Nos abrazamos

en busca de algún silencio

mientras la greca

hace gárgaras con el café

a punto de ebullición.

 

 

LA LUPE NOS DEMOLÍA EL CORAZÓN EN TRES MIL PEDAZOS

 

La música ha vuelto a sonar en los edificios y apartamentos aledaños.

La neblina de ritmos curte la noche

se apodera de mí "Como acostumbro" 

y con la Lupe un zarpazo con el filo del anzuelo

me trae a madrina y sus recuerdos

back in the days

cuando la green card era green

y ella hacía una faena de diez horas en un caro

y fino hotel del midtown 

en Nueva York

donde hacían coro en una mesa redonda

los escritores más avasallantes de la época

y donde madrina

luego de fajarse a tres caídas

con toneladas de sábanas

toallas y pijamas

se vestía de domingo

para verla a ella 

su cantante

su Yiyiyí

en su infinito éxtasis

y frenesí

porque "La Lupe 

nos demolía el corazón

en tres mil pedazos.”

La canción del vecino llega a su fin

y suave me deposita en el presente

esperando ver pasar 

unos trenes que no llegarán. 

Hoy hace un poco de frío.

 

 

BOYAR

 

Ese otoño llovía sin compasión.

Las hojas blandas cubrían el suelo.

Los charcos eran espejos,

Luces rojas, amarillas, y verdes

Se veían boyar en sus reflejos.

Por primera vez pensé:

“No viviré más en esta ciudad”

Todo había terminado

Como una ráfaga de fuego

Que borraba lo que fue.

Ese instante se clavó en mi memoria

Como vida que cumplió su ciclo.

No había otra escapatoria

Lo que trillaste en mi

Ya no tenía cabida en ti.

Las palabras fueron

perdiendo su musicalidad

Solo quedaba un ruido uniforme.

Distante es la emoción

De aquellos años verdes.

De aquel horóscopo en el periódico

Que nos decía, “Es más fácil llegar a la luna

que lograr tus sueños.”

Es tiempo de partir.

De levantar la cabeza.

Juntar las migajas,

Y meterlas en el bolsillo.

Mirar atrás solo para asegurar

Que sí, que pasó, que fue verdad.

 

 

Francis Mateo (República Dominicana) Escritor y actor. Autor de Ubre Urbe (2013), y El Alto (2018). Sus poesías han sido publicadas en diferentes revistas en Argentina, Alemania, y República Dominicana. Ha participado con sus poemas estilo "spoken word" junto a la banda La Sovietika en varios centros culturales. Actualmente trabaja para la sección de deportes del New York Times.

 



Compartir