28 Jul 2021

4. POESÍA COSTARRICENSE. FLORIA JIMÉNEZ DÍAZ

-03 Oct 2020

 

1. INSTRUCCIONES PARA DIBUJAR UNA PULGA

 

Escoges un lápiz

tal vez el mejor.

Tres vueltas exactas

en el tajador.

 

Después en la hoja

blanca y lisa, lisa

diriges el lápiz

muy lento y sin prisa.

 

Un punto en el centro

será suficiente

te esperas un poco,

sin ser impaciente.

 

No quites los ojos

ya casi, que falta.

El punto se mueve

 la pulga que salta.

 

 

2. CÓMO DIBUJAR UN AVE

 

Con plumas coposas

dibujas dos alas

el pico chiquito

la cola emplumada.

 

Después, sopla y sopla,

cosa indispensable,

agitas la hoja,

y si vuela, es un ave.

 

 

3. NUEVO                        

 

Nuevas fronteras

nuevos caminos

nuevas montañas

nuevos amigos.

 

Nuevas palabras

nuevas sorpresas

nueva la brisa

sobre la hierba.

 

Nueva esperanza

nuevos intentos

nueva alegría

nuevos anhelos.

 

Nuevos los ojos

que aman la vida

nuevos abrazos

que te prodigan.

 

Nuevo es el mundo

eso parece

cuando en el alma

todo florece.

 

 

4. VUELVE A EMPEZAR

 

Se acaba el verso,

ahora, ¿qué haré?

Dijo la araña:

—Yo tejeré.

 

Se acaba el verso,

ahora, ¿qué haré?

Dijo el molino:

—Yo moleré.

 

Se acaba el verso,

¿Este es el fin?

—Voy a cantarlo-

dijo el violín.

 

Cantó la fuente

dulce cantar:

—¿Se acaba el verso?

Vuelve a empezar.

 

 

5. MI PEQUEÑA MARIPOSA

 

Cuando duerme la poesía

en su camita de rosas

también duerme en su capullo

 mi pequeña mariposa.

 

Entonces detiene el viento

su sinfonía tan sonora

y el grillo guarda el violín

para que duerman las horas.

 

El río se envuelve en sus aguas

y los peces se enamoran

con la magia y los poemas

de las hadas escritoras.

 

Y a la mañana siguiente

cuando el sol pinta la aurora

se despierta en su capullo

mi pequeña mariposa.

 

Entonces vuela en el campo

y en el jardín de las rosas

trinan versos de alegría

repicando sus corolas.

 

 

6. EL RÍO

 

En las noches de cigarras

que se encienden sobre el campo

canta el río mientras refleja

las estrellas en lo alto.

 

Y en la oscura inmensidad

sale la luna alumbrando

mientras coqueta se mira

sus lunares y su encanto.

 

En el día llega don Sol

luciendo traje dorado

y se arregla en su reflejo

la esplendidez de sus rayos.

 

En el río se mira el cielo

su vestido algodonado

y se pinta un arcoíris

en el vuelo de los pájaros.

 

Por eso digo que el río

es un espejo encantado

donde se peinan las hadas

con sus peinitos plateados.

 

Dicen que al llegar la noche

llegan los duendes cantando

y dejan caer en el cauce

un polvito fino y mágico.

 

 

Floria Jiménez Díaz, Licenciada en Filología y Lingüística Española de la Universidad Nacional de Costa rica. Trabajó en el CIDE de la Universidad Nacional de Heredia por más de veinticinco años como formadora de formadores en las áreas de Lenguaje, Literatura Infantil y Expresión Creadora. Es catedrática de esa casa de estudios y fue candidata a Profesora Emérita. Ha recibido el Premio Nacional Aquileo J. Echeverría 1978 en la rama de poesía por Me lo contó un pajarto, Premio Alfonsina Storni 1980 de poesía en Argentina y Mención de Honor del ILIJ y la IBBY en 1995 por Las piedritas mágicas, Premio Jorge Volio 2002, rama de poesía del Colegio de Licenciados y Profesores, Certamen de Poesía Lisímaco Chavarría 2003, tercer lugar. Premio Carmen Lyra (1976-2004-2007) con sus obras Mirrusquita, Érase este monstruo y La Tía Poli y su gato fantasma, respectivamente. En el 2009 recibe el Doctorado Honoris Causa Litterarium Cultrix por la Universidad Católica de Costa Rica, en el 2018 el premio Omar Dengo por la Universidad Nacional. En el 2019 se le rindió homenaje durante la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (FILIJC) de Guatemala.

 



Compartir