06 Ago 2021

138. POESÍA MEXICANA. AYARI LÜDERS

-13 Ene 2021

 

Homenaje a Ayari Lüders

 

Ayari Lüders nació en Ciudad de México en 1988, de ascendencia alemana. Ayari fue una mujer que conmocionó y agitó todo su entorno, capaz de hacer vibrar sentimientos internos y afectivos hasta lo más profundo, o de hacer enmudecer a los cientos de personas que contemplaron sus actuaciones y lecturas. El legado de Ayari no ha hecho más que comenzar a conocerse, una vida y obra que sin duda ocuparán un lugar en las letras mexicanas.

El 12 de enero del 2018 Ayari Lüders falleció en la ciudad que tanto amó y odió: ciudad de México, un espacio del que huía con frecuencia pero al que inmediatamente buscaba volver. Mantuvo una relación aérea con todas las ciudades que pudieron dejarse asombrar por su presencia; aérea y enraizada, son un par de expresiones que pueden definir los rastros de sus paseos, fotografías y poemas que escribió en cada una de ellas. Amaba Sevilla: el Guadalquivir, y la caída del día contemplado desde un costado del puente de Triana.

Dedicada al entorno de las artes desde pequeña, volcó gran parte de sí en luchas sociales de México y el mundo; acompañando a sus dos hermanos mayores: Dierk Lüders y Ken Lüders (1984-2016) desde pequeña, conoció en decenas de marchas y manifestaciones las preocupaciones que hizo suyas. Siempre tuvo la convicción de que podíamos hacer un mundo mejor. Su compromiso con el otro fue una constante en las preocupaciones que volcó primordialmente en su obra poética.

La presente selección espera mostrar a los lectores de Nueva York Poetry Review poemas que no han tenido una difusión masiva como Escribir por si acaso, Para mi funeral, Libertadores de horas, o Flor de papel. He buscado para ello en el archivo personal de textos que Ayari me compartió en su momento. Mantengo entre ellos dos poemarios inéditos: Dos mundos ciertos y Voz Mestiza en una de sus primeras versiones. Voz mestiza es sin duda la obra más grande de Ayari, un poema extenso que escribió durante su estancia en Sevilla para el Máster de escritura creativa, de la Universidad de Sevilla. Se espera la publicación de este libro con la Editorial Ultramarina C&D a lo largo de 2021.

Presentamos estos poemas tal y como se encuentran en estos dos archivos digitales, es muy probable que futuras versiones que vean luz contengan variantes. Ayari trabajaba constantemente sus poemas, por ello se podrán encontrar diferencias en las versiones de los poemas que habitan ya la red.

Iván Vergara

 

 

PROHIBIDA I

 

Soy serpiente

vagabunda y sorda.

Bajo el fruto,

lo asfixio y engullo.

 

Quiebra mi cola

el árbol de cristal negro.

Se encajan sus astillas

en mi columna

diáfana.

 

La impaciencia te domina

y te ahogo con mi garganta.

Te devoro con los huecos

profundos del cráneo.

 

Soy serpiente

enroscada en el fruto.

Lo resguardo

en la jaula de costillas

negras.

 

Soy cárcel y balancín,

péndulo.

Me convierto en tristeza larga

en mirada clara.

 

Mis escamas son uñas,

me perfora la sombra.

Soy de cristal negro.

Prohibida.

Invisible.

 

 

PROHIBIDA II

 

Me siento implacable: 

en la obscuridad soy tuya;

bajo el sol, solo mía.

 

Soy prohibida de nombre,

de rastros.

Soy tu restricción jurada,

la experimentación que robaste.

 

Soy la vulnerable voluntad que te desnuda.

Secreto que todos saben.

Un tabú que no se esconde.

 

Soy serpiente, prohibida.

Seré tu latido sincopado.

Tengo tu vida en mi boca.

 

Soy serpiente de cristales,

de sombras.

La bajeza me confunde

con la dignidad que defiendo.

 

Mis escamas: tu infierno

Tu cielo: la huida.

Serpiente.

Vagabunda. Sola.

 

 

PROHIBIDA III

 

Eres barrera.

Tú eres firme.

Eres el hueso

lo que me sostiene.

 

No tengo pies para levantarme.

Mis escamas abren huecos

donde antes hubo flores.

 

"No quiero.

No se debe.

No es justo para nadie".

 

Olvida tus faltas.

El momento condenado.

"Lo intento. 

Yo trato".

 

Si tirara mis escamas

sería el brazo que te abraza.

Si me quitara el veneno

dejaría de ser prohibida:

Para ser olvido.

 

 

PROHIBIDA IV

 

Hipnotizo a la luna,

la asesino bajo el agua.

Serpiente marina.

Profunda. Invisible.

 

Soy grieta del universo

que se lleva lo infinito

hasta la obscuridad descalza.

 

Adónde se va la atmósfera 

que se acaba.

Adónde va la pasión 

cuando termina.

 

En alguna parte todo queda

 

prohibido.

 

De Dos mundos ciertos (inédito).

 

 

VOZ MESTIZA 

(Fragmento)

 

Humano,  

siempre humano,  

nacido del maíz  

y de la selva,  

de la sangre de mar  

y el corazón de tierra.  

Humano,  

siempre humano, 

de mano creadora y ojo ciego  todo misterio deshojas:  pétalos históricos 

sobre único tallo. 

Humano,  

siempre humano, 

de todas las aguas y tierras 

domaste la vida de cuatro patas,  con tus pasos bípedos:  

terror y fuego.  

Humano,  

siempre humano, 

administrador de vida. 

Yo soy otro tú: 

crece el universo  

donde se unen nuestras manos.  Tú eres otro yo: 

y somos humanos. 

Siempre humanos,  

hijos de la tierra ardorosa  que se enciende y llueve:  mata y da vida.

 

De Voz mestiza (inédito).

 



Compartir