06 Ago 2021

23. POESÍA ESPAÑOLA. BLANCA BERJANO

-13 Mar 2021

 

 

El infierno y el paraíso están aquí. Descorro las

cortinas, rasgo con mano temblorosa su estampado

de flores y pelícanos.

PERE GIMFERRER

 

PROBABLEMENTE TODOS LOS BURGUESES TENGAMOS CANDIDA ALBICANS,

comúnmente conocida como candidiasis,

una sintomatología casi invisible

en un mundo lacerado por la indiferencia de las autopistas

y los helicópteros que buscan el cuerpo

sin vida

de una migrante en la barrera de coral más bonita del mundo

 

mal humor y dolores intestinales,

molestias gástricas y ceños fruncidos

se pasean por la playa,

ignorantes              indiferentes

al helicóptero         al cuerpo hundido

 

me sentó mal el café, querida,

otra vez tengo el estómago quejumbroso,

como este mar aciago

repleto de cuerpos sin vida

 

 

no one leaves home unless

home is the mouth of a shark

WARSAN SHIRE

AL FINAL NUNCA FUISTE A MADAGASCAR

porque, por qué ir allá cuando puedes quedarte aquí

observando los cauces de los ríos,

las comisuras de los montes rasgados

por uñas rocosas y piedras post punk

 

y que nadie te diga que tú no puedes,

que no puedes levitar en este devenir de los sucedáneos

de gestos de desa(n)grado no disimulado

cuando te cuentan que dejaron a aquella niña abandonada a su suerte

en la isla de Mtsamboro: su padre pedía ayuda y pensasteis que venían a robaros la nevera de la playa llena de cervecitas frescas

 

soplaba el viento                   soplaba el viento en aquella playa

a la que jamás fuiste

donde arriban los kwassas[1]

los cruceros nunca atracan                                        ahí

acampan los comoranos

hacen fogatas y beben el agua de la lluvia

y los franceses en sus veleros

sacan fotos con modernas polaroids

vestidos de marineros

con polos de rayas

blancas y azules

cantan a coro:

 

¿por qué vinieron a morir a estas costas,

a enrojecer con su sangre la arena más beige del mundo?

 

mira qué foto-souvenir: un hombre sostiene en sus brazos un cuerpecito inerte envuelto en un salouva[2] de flores grises.

los veleros ya no navegan donde abundan los salouvas envolviendo cadáveres de flores grises.

pero ¿igual puedes subir a las redes la foto expiatoria?

que nadie te diga que no puedes crear tu propio obituario posmoderno,

explayarte en tu gusto extático por la necrosis.

tu ojo derecho (que es tu ojo morboso) captura el instante:

te relames

 

[1] Kwassa-kwassa: Piragua o embarcación de madera cuya función es semejante a la de una patera. En los kwassas viajan clandestinamente los migrantes comoranos y malgaches para llegar a Mayotte.

[2] Salouva: Vestimenta tradicional que llevan las mujeres mahoresas; consiste en una colorida túnica atada en torno al pecho y que cae hasta los tobillos. Se combina con un tocado en el cabello (kishali) que suele variar en cada parte de la isla.

 

 

QUISIERA SER A VECES COMO ESAS

actrices de cine clásico de los cuarenta que apagan el cigarrillo después de tres caladas

tan elegantemente,

en un cenicero de mármol blanco

con su vestido de seda negro.

y sus manos, enfundadas en guantes de satén burdeos o verde pantano,

resaltan al contraste con el níveo mármol, mientras que yo,

yo siempre me fumo el cigarro hasta el filtro.

aquí en los bares de Madagascar las mujeres se fuman hasta el filtro y se menean

y se menean buscando clientes.

y entonces tú me cuentas que en Guadalupe siempre salías de fiesta

y que también allí había putas y que te daba igual. me dices:

«¿a quién molestan las pobres?»

pero ¿no te das cuenta?         no son ellas las que molestan

son                más bien son

los señores de la educación nacional francesa

que salen hoy de caza,

pululan por las calles de Tulear

buscando jóvenes labios

que comprar             

esta noche

    es luna cerrada                                        

    no

    los depredadores no tienen límites en los confines ni estudian demasiado a sus presas.

digamos que no son ellas las que molestan,

digamos que hablamos,

que más bien hablamos del militarcito (llamémosle Jacob).

siempre me persigue por el pasillo del liceo,

me intenta dar dos besos y yo le espeto que no,

que no quiero besar a un criminal de guerra.

y sus ojos se abren como espátulas

los vidrios rotos como queriendo intimidarme   

          

uy                                                    te equivocas de presa

te sostengo la mirada

no te tengo miedo

lo que tengo                      es ganas                                    de volarte los sesos,

                                                                                                                                   Jacob

 

 

ME DICES QUE ESCRIBA SOBRE LA EXPLOTACIÓN SEXUAL,

sobre la deconstrucción de los astros inflamables y la representación

de dos butifarras que se superponen,

sobre cómo el patriarcado hace de las suyas

me dices

que escriba

acerca del patriarcado

otra vez?     no      qué rollo

sentir los corales en las plantas de los pies

durante siglos,

solo para darnos un bañito de sol

al agua maría

 

me dices que estás apesadumbrada

otra vez,

que las olas no dejan de ser

un devenir inacabable           un mecerse palpable y caliente

son tus labios carnosos,

tu piel morena

 

menguante la marea                       deja al descubierto

las pezuñas de las rocas

 

son siglos de caminar

sobre puntas de clavos, impertérritas,

desprotegidas

solo para llegar en pateras

de algas marinas

 

son tus rizos verdinegro

s cuale

s espiga

s de endometriosi

s tras siglos de opresión

es el peso

que ejerce a contrapecho

y corrientes de libro

s apócrifos

                          me dices

que escriba        otra vez          no                   me dices

tú vendiéndote a los siglos

eres xilófono desafinado

eres tú                             otra vez      no:      es

el peso                              

me dices    

 

sientes el arrobo de la confraternidad?

pese a los aromas          pese a los solsticios

se escuchan historias

por aquí

por la isla yerma

 

 

SOY UNA LOBA

envilecida por todo,

luzco

bajo los peñascos,

grave, sonora, palpitante,

mi altarcillo de luces de neón azules

 

sacudo el endometrio

y trémulamente me explayo:

en mi vientre solo espero

abortarte algún día

 

tendremos que esperar al solsticio

para aullar libremente;

tendremos que devenir demiurgas

o Safo,

que trapichea de nuevo en la orilla del puerto

un erótico poema, de esos que censuran en las clases universitarias

los señores ceñudos 

 

observa la luna        ahí arriba:

de dónde me viene todo este amasijo de presión en mi pecho?

de los señores sañudos con corbatas de flores grises

y de las lanchas de unicornios sempiternas

 

tamborilean los niños de mi barrio

que matan con sus deditos púberes

a los polluelos ciegos: lloran las gallinas cluecas

 

cacareen por una vez ustedes, señoros de ceños profusos,

ya les toca         en una incesante procesión de corbatas

ya les           instigamos al cloqueo infinito, polifónico e indemne,

como el que acuña monedas antiguas pacientemente,

como en un purgatorio,

les instigamos a la desobediencia civil,

a colocarse la corbata a modo de tiara,

a morderse el labio inferior a lo Marilyn Monroe

 

Poemas de «La barrera más bonita del mundo» (poemario que será publicado próximamente por la editorial Luces de Gálibo)

 

 

Blanca Berjano Rodríguez (Madrid, 1987) viaja por el mundo enseñando español y escribiendo. Es licenciada, con máster en Filología Clásica por la Universidad Complutense de Madrid, y máster en Enseñanza del Español como Lengua Extranjera por la Universidad de Sevilla. Publicaciones: «Ratas en el alféizar» (Editorial Ménades, 2019) y editora y coautora de la antología «Relatos nada sexis» (Editorial Ménades, 2020). Ha colaborado como articulista para diferentes medios culturales y académicos y sus poemas se pueden encontrar en revistas literarias como Kokoro, Buenos Aires Poetry y Campos de Plumas. Inspirado en la isla de Mayotte, su segundo libro de poemas, «La barrera más bonita del mundo», ha obtenido el I Premio de Poesía Fundación Caja Navarra y será publicado próximamente por la editorial Luces de Gálibo.

 



Compartir