28 Jul 2021

ESSENTIAL HISPANIC POETRY READINGS DOSSIER. OSVALDO SAUMA

-03 Abr 2021

 

ESSENTIAL HISPANIC POETRY READINGS DOSSIER

FIRST SERIES

OSVALDO SAUMA

 

 

 

SOTTO VOCE

 

I

quién eras

antes de Eva

                   Adán

acaso un semidios

nombrando

por primera vez las cosas

corriendo libre

entre las flores y los dromedarios

y ajeno a la necesidad del abrazo

ignorabas los frutos de la prohibición

y vivías feliz entre los monos

 

o era otra la luz

con tu costilla a cuestas

 

y ya desde antes presentías

la imantación de ella en el Paraíso

y andabas como dundo

sin prestar atención a las alas seráficas

o la compañía inofensiva de las fieras

y era el mar un eco de su ausencia

el vasto recordatorio de tu soledad

 

II

cómo era Dios

                      Adán

de qué color eran sus ojos

cuál la tesitura de su voz

 

acaso te cegaba

el resplandor de su presencia

acaso sus ángeles custodios

volaban alrededor de Él

chupándose el entorno de su luz

o se quedaban inmóviles en el aire

con la llama de espada vibrante

entre las manos

 

y las aves las plantas las fieras

danzaban o se doblegaban

bajo un viento huracanado

en una especie de sacra genuflexión

 

te daba miedo verlo

                              digo

antes de comer del Árbol de la Vida

o te regocijabas con Eva

cuando se paseaba sobre el Jardín

a la hora de la brisa*

 

decime

          entonces

                        Padre hermano mío

cómo se puede vivir en su ausencia

cómo hay que amar

en estas desdiosadas afueras del Edén

 

 

INFORME DE LABORES

 

en este cuarto

entran y salen los silencios a su antojo

no al mismo tiempo

                               pero a su antojo

los ruidos de la noche

las voces vecinas

el trino insistente de los pájaros

entran y salen los amores a su arbitrio

entra y sale la soledad cuando le place

es pequeño

                   pero en su atmósfera

el mar revienta contra la tierra de la Luna

y cada mujer regresa

con una llama azul de entre las sombras

 

algo de cadalso

de mortaja de última morada también tiene

por eso evito cruzar las manos sobre el pecho

cuando la desidia me retiene sumiso a los cielos rasos

 

sobre la cama

                       en posición de loto

escribo lo que escribo

juego al solitario

convoco a una mujer que me acompañe

en esta barca a ras de suelo

y zozobre conmigo

en un abrazo que termina siempre

en el propio silencio de uno mismo

en el propio silencio de este cuarto

 

 

EN LAS ORILLAS DEL SILENCIO

 

que esta noche no vengan

los tigres de Borges

a cantar canciones de Li-Po

 

que no se le ocurra al pequeño dios

bajar en paracaídas desde su pedestal

ni venga Pessoa y sus heterónimos

a recordarme

todos los que habitan dentro de mi pellejo

 

y no me visite el hermano poeta boxeador

que nos legó su Insurrección Solitaria

ni acuda tampoco

el que nació cuando Dios estuvo enfermo

 

déjenme estar aquí

sobre esta superficie de mendigo

escuchando de la nada

promesas de extensas llanuras sin sombra

en donde no hay nadie que atestigüe

sobre el Paraíso perdido de los hombres

 

esta noche no quiero escuchar

señales desde el asombro

he puesto aldabas

al viento sensitivo de las voces

he cerrado la ventana

a las estrellas distantes

 

esta noche quiero estar

sin palabras de otros

sin palabras mías

ajeno a toda preocupación

 

como cuando escuchaba las olas

inventar sus espumas

y no tenía verbo ni adjetivo ni sustantivo

para nombrar esa música marina

 

 

GÉNESIS

 

al principio es por necesidad

después no se sabe hacer otra cosa

y neciamente

lanza uno sus botellas de náufrago

para que Nadie

                         las recicle

de entre la basura de las calles

 

a veces

me hubiera gustado ser otro

ebanista por ejemplo

hacer cosas útiles

sillas/mesas/estantes/camas/ataúdes

cosas que el hombre usa a diario

estantes donde luce sus trofeos

las enciclopedias que adquirió a plazos

las obras completas de algún célebre escritor

la colección empastada de National Geographic

 

o hacer esas camas

que son el centro del mundo

donde inicia y acaba la vida

o las mesas

donde comemos el pan de nuestra hambre

o bien esas cajas

que contendrán el polvo

que vuelve al polvo

 

pero no soy ebanista

amo a los árboles en pie

y soy torpe con las herramientas

mi pasión es este ocio

donde acecho el poema

ese revivir/repasar/reemplazar la vida

con la inútil pretensión

de perpetuarnos en nuestro propio olvido

 

   sólo inmerso en la tierra del otro

puedo ser su voz

barro de mi propio barro

sólo la palabra me redime del mundo

 

 

TE JURO QUE ES VERDAD

 

Dios vive en las afueras del Vaticano

no precisa estar

encerrado entre tanta opulencia

 

lo he visto compartir

con los indigentes

el atrio de su desconsuelo

 

ramificarse entre quienes

a duras penas

se ganan la vida en Piazza Navona

 

vender carteras italianas

junto

a todos los desplazados del mundo

 

o en medio de la mendicidad

insolente y justa de los gitanos

proyectar la esencia de su luz

en ese vuelo de gaviotas

 

o ángeles

                     

en torno a

la cúpula del Pantheon al atardecer

 

 

también le he visto reflejarse

entre los eternos Plátanos de Montale

vigilantes celosos del Tiber y sus puentes

 

o entre

la soledad de los músicos esquineros

 

pero sobre todo lo he visto

pasearse con las parejas

que caminan entrelazadas

por la Vía dei Corso

rumbo a la sagrada Piazza dei Popolo

 

 

LA RESILIENCIA DEL INSOMNIO

 

esta cama es un barco

no se hunde ni zozobra

 

como un kayak

da vuelta sobre sí misma

y sigue a flote

a pesar del arbitrio

de los vientos

y del trasfondo

de las corrientes subterráneas

 

navega

a la deriva de su albedrío

entre el torrente

de los remolinos y encima

de las profundidades traicioneras

 

no busca puerto alguno

pero echa anclas al borde

de todas las islas solitarias

 

viene de vuelta

de todos los océanos

de todos los fracasos

de los estrechos dudosos

y del mare nostrum

 

este barco

lleva tatuada en la proa

la musa de las ficciones

y el viejo asombro de los dioses

 

 

EL CHAT DE LOS AUSENTES

 

crecí leyéndome

en el ojo de los otros

 

necesito de las voces

que se cruza en el aire

del tacto y los besos

nada de ese mundo virtual

que tanto nos separa

 

y aunque no sea razonable

aún tengo

intensos deseos de lucir

(en el bolsillo izquierdo del pecho)

la carta que enviaste semanas atrás

 

algo tuyo que viaje conmigo

entre las calles

un amuleto de tu puño y letra

contra tanta ausencia inmerecida

 

 

Osvaldo Sauma (Costa Rica). Poeta. Profesor del Taller de Expresión Literaria en el Conservatorio Castella, San José, Costa Rica desde 1981 a 2010. Autor de: Las huellas del desencanto (1983), Retrato en familia (Premio Latinoamericano EDUCA, 1985), Asabis (1993), Madre nuestra fértil tierra (1997), Bitácora del iluso (2000), El libro del adiós (2006). Bitácora del iluso (Chronicle of the decived) Edición bilingüe, inglés- español. (2009). Traductor Ricardo Ulloa. En el 2013 obtuvo el Premio Nacional de Poesía “Aquileo J. Echeverría con el libro ontológico, La canción del oficio. Utopia del solitario.es un libro bilingüe, (italiano –español), publicado en Milano, Italia (2014). Traducción Zingonia Zingone. Doble fondo XIV, (Antologias) en coautoría con Manuel Pachón, Biblioteca Libanense de Cultura. (2018) Bogotá, Colombia. Antologías realizadas: Poesia Infantil del Conservatorio Castella (1985-1990) Poesía Infantil Poesía Infantil del Conservatorio Castella (1986), Antología del Conservatorio Casatella (1990), Los signos vigilantes (antología de poesía ecológica, 1992), Tierra de nadie (9 poetas latinoamericanos, 1994), La sangre iluminada (6 poetas latinoamericanos, 1998), Martes de poesía en el Cuartel de la Boca del Monte (1998), Antología de seis poetas latinoamericanos. Editorial Perro Azul, Costa Rica, (2006). Su obra ha sido traducida al inglés, al italiano, al francés, al portugués, al árabe y al hindi. Ha participado a numerosos festivales Internacionales de poesía.

 



Compartir