06 Ago 2021

27. POESÍA ESPAÑOLA. PAULA DÍAZ ALTOZANO

-23 May 2021

 

IMPRESIÓN AZUL

 

a primera hora de la mañana

el metro es una nave

una escena de ciencia ficción con gente levitando

a primera hora

empresarios     

mujeres con tacones de aguja en el bolso    

niños dormidos

el metro es un gusano atroz

la sombra de la ciudad allá arriba

a primera hora el humo gris de los coches

gris como el cielo que llueve sobre mojado

como el Mar del Norte

como la estación de Monet

azul y gris azulado

como los tejados de Caillebotte

como las buhardillas que veía en París

desde mi ventana

el mismo humo     el mismo cielo

los mismos rostros grises     azules

los mismos cuerpos

que antes de haberla empezado

desean que ya termine la jornada laboral

 

 

LAS PIONERAS

 

me pregunto si las mujeres de Silicon Valley

rezan el rosario

si se reúnen por la tarde y charlan en corro

a la sombra de la tecnología

pienso que deben hacerlo

que allí también crecen cardos en las tejas

y resuenan las campanadas de la torre

las invoco     siento su cercanía y hablo con ellas:

sois fuertes mujeres del cristal

vuestras manos iguales a las de mis abuelas

rezad por vuestros hijos

para que no sucumban al éxito y a la robótica

ellas me clavan sus ojos atravesados

de un sueño americano

permanecen en silencio

con la certeza

de que la tierra prometida aún no ha llegado

 

 

EL DESPERTAR DE LAS PALMERAS

 

cae un cielo metálico     amarillo

abismo celeste donde los ángeles

cantan al metal

el nervio de sangre se abre paso

desde las palmeras de Menlo Park

hasta Colorado

cañones    tierra pura que escucha

los cascos de una yegua

 

no hay lugar para imágenes de vírgenes

en las oficinas transcontinentales

solo queda sitio para el amor

que cabe en un vaso de agua

en el tronco de este árbol partido

por el rayo

el tren traza la sangre

los hijos se lavan la cara con el sol

que ilumina ríos     un pez dorado

a los trabajadores que esperan

que el desierto abra sus puertas

y miran un momento lo luminoso

antes de entrar en la oficina

 

 

CRÓNICA DE SILICON VALLEY

 

…entonces mujeres y hombres llegan

a la gran bahía y se instalan en Mountain View

más allá de los acantilados celestes

y las charcas que hierven en arcoíris

¡eureka! gritan porque han encontrado una tierra

donde crecen frutas y el cielo es azul

poco después barren a los pueblos originarios

y la fiebre del oro hace sudar a los habitantes

bajo las mantas

las mujeres bordan flores en la tierra y escriben:

(asentamientos de los indios modocs al norte

una escuela donde los hijos primigenios van a clase

y una ermita del siglo XVIII al borde del agua)

tiempo más tarde un niño señala el cielo

que empieza a cubrirse de grúas y aves de hierro

ocho traidores caen en la filosofía y el capital

se abrazan a Rockefeller y las startups florecen

ya se atisban las tripas de la industria

y mientras tanto las mujeres se reúnen en el porche

de una casa blanca

dicen el precio de las sandías ha subido en el mercado

un carro medio lleno cuesta unos cuarenta dólares

sin contar la leche

 

hasta el porche llega un olor de carne frita

es casi mediodía y el cielo es azul

 

 

FÓSILES EN MOVIMIENTO

 

camino por las calles y me reflejo

en miles de ventanas

el aire sabe a estallido de primavera

me resguardo bajo un paraguas de nenúfares

a salvo del agua que chorrea

atisbo oleadas de montañas     cláxones

y taxis amarillos

una excavadora ruge cerca

remueve la arena convertida en ceniza

espectadores atónitos observan

el crujir de los minerales

sedimentos de otro tiempo

me acerco     piso la acera

en el barro hay arcos     trozos de moluscos

la marca de un animal que se arrastró

hace millones de años

un revuelo de hojas fosilizado

la excavadora remueve la tierra

y el aire se queja

pronto topará el metal con la osamenta

de un dinosaurio

aparecerá en National Geographic

los niños vestidos de uniforme vendrán a verlo

la ciencia debatirá sobre de qué se alimentaba

si la piel escamosa era verde o amarilla

y yo te llevaré a verlo de la mano y diré

ha aparecido un gran animal muerto

tan grande como un autobús público

pesaba cinco toneladas y se alimentaba de hierba

 

 

EL ESPEJO

 

me despierto y digo

                                    te despiertas y dices

que la poesía es un caballo azul de madera

                                    que eso no existe

que el alma es el corazón que bombea

                                    o la Avenida Callao mojada

esta mañana entre cigarrillos

                                    esta mañana de verano

mi cuerpo estremecido

                                    tu cuerpo león dorado

reflejado en un espejo

                                    reflejado en un río

donde cabe la ciudad entera al mediodía

                                    donde cabe un cerezo en primavera

el retrato de Frida Kahlo con monos

                                    el retrato de un dictador en rojo

un ladrido

                                    esta escena

la luz entra por la persiana

                                    ilumina la toalla sucia del baño

y este poema

 

 

TERCER CANTO

 

llueve afuera     llueve fuego 

nuestros rostros se debaten entre el vértigo y la ruina

llueve un café chamuscado

música de jazz

cae agua en la cabeza de ciervo que nos mira

llueve aquí y también debe de estar lloviendo

en el Hotel d’Alsace

nuestros cuerpos

se entrelazan en un beso nunca

dado bajo las escaleras sucias del bar

 

a la hora del púlpito

del primer astro

a la hora de relojes atrasados

del sexo

Oscar Wilde se debatía entre el champán

más caro y el papel pintado en la pared

debía de llover también entonces

debía de tronar

¿dónde estaba entonces Alfred Douglas?

es posible que en su pensamiento

o en los bajos fondos vestido de arlequín

lloraba seguro como lloramos ahora

en este momento en que un ángel con patas de perro

apoya su dedo en nuestras espaldas

y vemos a Wilde

a los parias

vemos la factura de la habitación

escuchamos el gemido de un toro

nos miramos

y llueve     llueve     llueve humo en esta calle

y en la Rue de Beaux Arts

entre la ópera y el supermercado

todo lo oscuro se abre dijo un poeta

y     llueve     llovemos

llueve afuera     adentro

en un hotel cochambroso

en esta casa

donde por fortuna

nadie se toma la vida demasiado en serio

 

 

UN PERRO ANDALUZ

 

te miraban cien mil ventanas      humo en los puertos

te miraba el cielo afilado

los gitanos

una brisa de pájaros por el río de Nueva York

caminabas mojado de flores con fuego en tu mejilla

 

el claxon de los taxis era el mismo grito

de las mujeres tras sus abanicos negros

 

vapor      minotauro     flauta en la orilla

 

mi fuego el tuyo

 

                                    bocinas de barco

 

caminabas y alguien cantó:

rojo te quiero verde      amarillo      perro andaluz

rosa      gris dibujado      naranja sea tu azul

 

miro las alturas

te miro      me miro

azules lejanos

 

Lorca de los cielos y caballos heridos

del rayo que cayó en el asta desolada

viene la Luna      viene la arena     

me sangra el labio

 

a la hora del llanto por Sánchez Mejías

por un Antonio carmesí

llega un aire de tangos

la química y sus elementos

arsénico      cadmio      plata      sodio

 

poeta de llanto y praderas

del progreso imaginario

resguarde tu voz nuestra intemperie

y sea de todo aquello que resplandece en la tierra

 

7 poemas de Unicornios (Buenos Aires Poetry, 2020) y uno inédito.

 

 

Paula Díaz Altozano (Madrid, 1990). Becaria de Doctorado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid, con una tesis de fotografía artística. Licenciada en periodismo y grado profesional de música (piano). Máster en Comunicación Política (UCJC). Becada por el programa Erasmus + prácticas para residir en París y por Acciona para estudiar el máster de la Escuela SUR de Profesiones Artísticas, con sede en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Ganadora del primer premio del VIII Certamen Literario de Relato Alonso Zamora Vicente’ (Universidad Nebrija) y finalista del IX Certamen universitario de relato corto Jóvenes Talentos Booket-Austral. Poemarios: A orillas de París (2018), Ríos de carretera (2019) y Unicornios (2020).

 



Compartir