14 Jun 2021

85. POESÍA ARUBANA. ARTURO DESIMONE

-30 May 2021

 

OUAFA HIND

 

She hated the farms

reminiscent of childhood

smelly animals to be bred

or slain,

(she had not

had swimming lessons

I promised compensation

despite her insistence

on unified swimsuit)

night thunder rains push the black flowers

into the fields, star-wept  Tunisian vineyards

she is asleep, black curly hair

snoring sweet

in my lap

 

Actors of the African Apuleyus’ drama drive

as Tanith, the old goddess

before Mohammad’s winged mule,

steps down amethyst staircase

in a one piece bathing suit in the sky

 

casts off her one piece,

 

the fields of vineyards

fold in rain

 

Tunisian wine that Lucius drank

 

to become free,

once trapped

in body of mule

ruminated, ruined

no more

 

 

OUAFA HIND

 

Ella odiaba los campos

que recordaban su infancia

animales apestosos para servicio

o para carnicería,

(ella no había tenido

clases de natación

yo prometí compensarla

a pesar de su insistencia

en un traje de baño de una sola pieza)

los truenos de la noche llueven flores negras

sobre los campos de viñas tunecinos llorados de estrellas

ella duerme, pelo negro crespo

roncando dulcemente

en mi falda.

Actores de la líbido dramática de Lucio

Tanit, la diosa antigua

anterior a la mula alada de Mahoma,

desciende la escalera de amatistas

en un traje de baño de una pieza

 

arroja a un lado su enterito,

 

los campos de viñas

se doblan bajo la lluvia

el vino tunecino que Lucio bebió

 

para liberarse,

estuvo atrapado

en el cuerpo de una mula

rumiado, ruinado

ya no.

 

 

REMEMBERING TUNISIA

 

Until then it was not clear

that life was worth living. 

My heart is entangled,

in those crooked minarets

in the makeshift tv antennas 

with aluminum foil for reception,

in the blue-painted lattice-work in the shape 

of the heart of a Berber queen of Carthage.

In the status symbol junk denoting

each and every home of good social standing,

among chalk fortress and seaside Cartha-ghettoes—

In Binzarreth,

and in the black sunglasses

of the Islamist queens

wearing leopard-skin hijab—

In the spider-legged lies of military police

on Rue de la Liberté,

who messed with me

for being a Jewish tourist taking pictures

of the synagogue encased

in barbed wire, like my heart

was a synagogue encased in barbed

electrified razorwire,

until I kissed her

on the balcony where

in the morning the whispers

the husk of African birds towards the sun-

rise would outdo and deafen

cries of the muezzin hypocrites.

My heart’s mainline, aorta

was entangled in her fists,

hands so small they seemed

belonging to a tiny idol,

she was a little goddess Tanith

made of richest clay,

my heart a broken red record

scratched by some gold shrapnel 

in that clay,

from a hidden streamlet 

of the Gulf of Tunis where the Bey

of Tunis

turned into a stag, un-seraphic 

for spying on a bather. 

my ridiculous heart entangled 

in myths and legends—

 

Until then I had not yet stood convinced, 

a Marxist fool,

that mythology = the basis of reality, 

at its heart, without question—

 

the synagogue of my heart 

did not need casing walls of stone 

or barbed wire:

such crowns are so christian.

Where gray walls

once stood

now magpies bathed singing,

— Song of Solomon and Sheba, 

song of songs:

love-song.

 

the time of mourning over, I did not

know life was worth living:

 

that one could eat

of the pomegranate

and not only dust or memories.

 

my heart was entangled, by the

aorta, its main wire.

but jasmine-panhandler urchin kid

cupid, came then with a wire-clipper,

mischievous little gardener.

 

 

RECORDANDO TÚNEZ

 

hasta entonces no estaba claro

que la vida valía la pena vivirla

mi corazón quedó enredado

en estos minaretes curvos

mi corazón quedó enredado

en esas antenas de tele improvisadas

con papel aluminio para la señal

en las celosías pintadas de azul

en la forma de corazón

de una reina bereber de Cartago

afuera de cada una de las casas

de la gente bien

en Bizerta

y en los anteojos de sol oscuros

de las reinas islamistas

vestidas con velos hiyab de leopardo

en las mentiras con patas de araña de los policías

que me hostigaron por ser

un turista judío que sacaba fotos

de la sinagoga tachonada

de alambre de púas, también mi corazón

era una sinagoga cercada con alambre de púas

y cuchillas electrificadas,

hasta que la besé

en el balcón donde en la mañana

de nuestro amor

los susurros

y el aleteo de los pájaros africanos hacia el amanecer

superaban y sofocaban los gritos de los hipócritas muecines

mi corazón quedó enredado

en sus puños y en sus manos tan chicas que parecían

las de una ídolo diminuta,

ella era una pequeña diosa Tanit hecha de arcilla finísima

mi corazón quedó enredado en un puñado de oro

en aquella arcilla

de una corriente de agua escondida en el golfo de Túnez

donde el bey de Túnez

fue transformado en un ciervo por espiar a una bañista

mi corazón está enredado en mitos y leyendas

hasta entonces no estaba convencido, iluso,

de que la mitología es la base de la realidad,

toca el fondo, sin duda

la sinagoga de mi corazón no necesitaba murallas de piedra

ni alambre de púas, esas coronas son tan cristianas

donde antes se erguían muros grises

ahora se bañaban los pájaros cantando

Cantar de Salomón y Shebá, canto de amor.

 

acabado el tiempo de duelo

no sabía que la vida valía la pena vivirla

que se puede comer la granada

y no solo el polvo o los recuerdos.

 

Mi corazón quedó enredado.

pero en eso vino Cupido con un cortaalambres,

pequeño jardinero travieso.

 

 

LAST LOVE. NOISE SOUND-NOTE

 

The pain was not only in having lost her,

her brown skin under my pressing fingers:

I left that country in revolution,

in the Medina howling middle-volt

of the al-Thawra, Thawra

Horra Horra. Back

to the grey-spaced world,

of loneliness,

bloodless gleaning sanguine-loan speeches,

women who lean in / but not upon balconies...

Back,

to living under the regime

exile to cybernetic fortresses,

whose installations and rule-gyres

send legitimate jurors

who deem the moon inadequate,

cruel deceiver, a demon–

I etch on the pavilion:

not to leave

a drawing,

but to break

through the shield they built anti–

against the sea

that saw how and with whom

the moon-canoe goddess Tanith

first conceived

the daughter Love,

as leaves of the milk-blooded tree, Frangipane

tendril-gathered around her legs

that emitted

the waves...

 

 

ÚLTIMO RUIDO AMOROSO NOTA DE SONIDO

 

El dolor no fue solo por haberla perdido,

su piel morena

bajo mis dedos urgentes.

Me fui de ese país revolucionado,

regresé al mundo de los espacios grises,

de la soledad, de cosechas anodinas,

discursos zucarinos,

de mujeres que se asoman, pero no a los balcones.

Vivir de nuevo bajo el régimen

el exilio a los castillos cibernéticos,

cuyos departamentos y ruedas de reglamentos

son legítimos, los juristas

hallaron inadecuada a la luna,

cruel, impostora una diabla.

Tallo grabados en el pabellón

no para dejar

un dibujo

sino para penetrar el escudo que levantaron

contra el mar que vio cómo

y con quién Tanit

la diosa de la canoa lunar

concibió por vez primera

a su hija Amor

mientras las hojas del árbol de la leche

se arremolinaban

a sus piernas navegando

        las olas...

 

 

FACTATUM FACTOTEM

 

In both Hebrew and Arabic,

the rivers in paradise

run fourfold of paths and odes,

have names that parents can give their newborns

in Hebrew

these more often go to boys (see, Yuval)

in Arabic,

to girls (see, Kawthar).

This is a factatum, factotem

I mention this not merely

to make Political-electric discharge:

River is not ever the same

sex or beau-anatomy, depending

on what the moon conceals,

what crescents cut,

what stars chalk

to deem noteworthy.

 

 

FACTÓTUM FACTÓTEM

 

Tanto en hebreo como en árabe los ríos del Paraíso

enumeran cuatro sendas y odas,

tienen nombres que los padres

pueden darles a sus recién nacidos

en hebreo

estos suelen ser de varón (véase, Yuval)

en árabe

de mujer (véase, Kaoutar)

Este es un factótum, factótem

no lo menciono con el fin de realizar

una descarga eléctricopolítica:

el río nunca es el mismo

el mismo sexo o belleza,

sino según lo que la luna esconde,

lo que la Media Luna corta

o las estrellas consideran

digno de mención.

 

 

CIDADE DOLENTE

 

Dream substance of Amsterdam, Montpellier,

 cities of the Mercator Sapiens,

we are the last pair of Homo habilis,

we made the first fire

and they, the first acquisitions and bonds

we are cousins who married: primitive practice.

but the blood of Hajar is as diverse as the sea.

In this land, Hajar

could not even wipe her tears

with her own shadow,

like she had in the Caucasus steppes

of rhythmical bone-wandering

where she became

the first mother-Jew,

and in the last Arabian grassland dying into desert,

where she became mother

of the first Arab: Rhythm-mythical–

But we are closer,

than any ancient genealogy of valleys. Closer

than any boulevards of ethnic restaurants,

united by those loose canopies

of modern love.

Amsterdam, Montpellier: there is a music in this place,

that knows ultimate order and no silence,

no mercy in this metallic

and plastic and vinex city of order, wakeful fire-alarms

all is clean, at night,

everything aluminum dining rooms

restaurants, lobbies

I attend with you,

we are having a good time,

yet we are alienated,

the machine that keeps this place

up and running,

makes odd, cold sounds–

like in Byzantine Christian chants of progress.

 

 

CIDADE DOLENTE

 

Sustancia onírica de Ámsterdam, Montpellier,

ciudades del Mercator sapiens,

somos los últimos dos Homo habilis enamorados,

nosotros hicimos el fuego inicial

y ellos las primeras adquisiciones y bonos

nosotros somos primos nupciales, práctica primitiva,

pero la sangre de Agar es tan diversa como un mar.

En esta tierra, Agar

no pudo ni siquiera limpiarse las lágrimas

con su propia sombra

aunque sí pudo en las estepas caucásicas

del errar rítmico donde se convirtió

en madre del primer judío,

y en los árabes pastizales últimos

donde se convirtió en madre del primer árabe:

Pero estamos más juntos

que cualquier genealogía de valles prehistórica

o de cualquier bulevar con restaurantes étnicos

unidos por las arboladas del amor moderno.

Ámsterdam, Montpellier:

hay una música en este lugar,

que desconoce tanto el orden

como el silencio, no hay piedad en esta metálica

y plástica y vinexeada ciudad

de pleno orden,

todo está limpio, a la noche, los comedores

de aluminio,

los halls de los restoranes yo asisto a ellos con vos,

la estamos pasando bien, pero estamos alienados,

la máquina que mantiene este lugar andando

 y en pie hace ruidos extraños

como en Bizancio los cánticos cristianos del progreso.

 

Poemas de La amada de Túnez traducidos del inglés por Lucas Brockenshire Hardenguey

 

 

Arturo Desimone (1984) nació en la isla de Aruba (Mar Caribe, Antillas del reino holandés) en una familia de exiliados de Argentina, Polonia y Rusia. A los 22 emigró a Holanda (donde residió por 7 años y donde expone sus dibujos). Es ciudadano argentino. Sus poemas y cuentos, tanto como artículos sobre política y crítica del arte se publican en revistas literarias en Estados Unidos, el Caribe o Inglaterra (Drunken Boat, New Orleans Review, OpenDemocracy) y ha traducidos al árabe, español y francés. Obras suyas son “Cartas a Carlos Marx y otros Poemas”, poemario bilingüe editado en Perú, ” Mare Nostrum / Costa Nostra” (ediciones Hesterglock, editado en Inglaterra) y “La Amada de Túnez” (Ouafa and Thawra: About a Lover from Tunisia ) que se publicó este año en varias ediciones, incluyendo su versión bilingüe en Argentina con Clara Beter Ediciones.

 

 

Lucas Brockenshire Hardenguey (Santiago de Chile, 1991). Licenciado en Letras por la UBA, y traductor. Criado en la Asia entre los años 1993 y 2003, y desde 2003 en Buenos Aires, Argentina. Ha traducido novelas y poemarios del inglés al castellano y actualmente prepara traducciones del ruso.

 



Compartir