03 Dic 2021

306. POESÍA MEXICANA. CONSUELO NIETO ORTEGA

-26 Sep 2021

 

PADRE SÍMIL

 

Padre que te asemejas a mis rincones oscuros y a mi mal carácter, padre espejo que rompo, escupo y me mira las marcas de su abandono; tú que siempre has caminado con la frente muy alta, señor doctor con la bata muy limpia y la conciencia hecha mierda, si agachas un poco la cabeza se ven tus demonios, entradas, inseguridades y canas, te nos miras mundano tú el altivo número uno de siempre.

Viene como el otoño tu voz grave sin halos de arrepentimiento, padre hoja seca, que piso y cruje y te lleva el viento; padre gato con muchas vidas paralelas que no se mueren, se materializan en hijos, somos el producto de tu andar errante en los contenedores de mujeres que aún creen en tus mentiras, padre que no fuma pero aun así se fue a comprar cigarrillos.

Tú, padre cuerda, que me ato al cuello y tiro con fuerza cada que el gen me delata y algo de aquí hace mímica de ti.

 

Padre símil, te me vas poniendo viejo y cansado, eres el mismo monstruo pero ahora hueles a naftalina.

 

 

MAMÁ, TE PROMETO QUE SIEMPRE SOÑÉ CON SER POETA

 

Las intermitencias, el constante asomo de lo efímero y las promesas.

 

A veces de niña jugaba a pintar los moretones con cuentos infantiles y poemas.

 

Las intermitencias, el ebullir de asombro o sucumbir ante la indiferencia.

 

A veces, de adolescente, me fumaba un cigarro y me abría los brazos para que llegaran las letras.

 

 

Las intermitencias,

   

un poeta,

un café,

una desilusión,

 

una banqueta.

 

 

HOMOSEXUAL

 

¿Y ahora qué hago si he descubierto que mi gusto radica en el incidente puntual de una vocal?

Qué hago, juez y verdugo, si mi amar caminante va errado de la mano de aquello que me adoctrinó mi madre.

Qué hago si amo a mi semejante y los católicos proclaman que Dios no se refería a un ser con el mismo sexo y las ganas en sintonía homoígnea/quemante.

 

¡Intolerante yo no soy tu delincuente!

 

Dime tú por qué arrojar la piedra a quien también es hijo y no viene hurgando en la mancha de tu frente, si nos sentamos en el banco resulta que todos somos culpables y amar lo diverso se parece a emanciparnos socialmente.

 

El debate innecesario

las sentencias correctas

las oraciones completas/concretas

los omnipotentes adecuados

el papa latinoamericano que a veces quiere

terapias que torturan la identidad,

orientación y expresión de género

el odio que nos mata a golpes en la vía pública o en casa

marchamos hasta que la visibilidad haga

mella en la gente

hasta que se nos reconozca en masa.

 

Si el daño a terceros entra por la vista y sale por la boca,

si da fobia el tacón, manierismos o la camisa a cuadros

si tocamos la masculinidad frágil de lo normado

si es que amar es pecado

que se mueran todos y nos entierre un perro

después de mearnos.

 

Señor, señora:

Si mi amor le hace daño,

tome sus cosas,

tápese los ojos,

límpiese los pies

y vaya a su casa

a ser juzgado.

 

 

LOS RINOCERONTES SE QUEMAN

 

Al Planeta se le desorbitan los ojos, se siente infecto, se nos va poniendo gris y tiene cáncer de humano. Le pasan por la vena la solución:

 

  • Un gramo de apocalipsis cada 12 horas.
  • 10 miligramos de pandemia. Por razón necesaria.
  • Dos ámpulas de ecologistas cada 24 horas.
  • Firmar peticiones en línea. Vía rectal.

 

El desahuciado azul supura quemas controladas,

animales en peligro crítico de extinción,

queremos los cuernos de trofeo,

criterios contaminantes del ozono

partículas en suspensión.

 

La tierra es un paciente terminal

carencia hídrica y deforestación,

bienvenidos a la supervivencia del más animal,

Greta Thunberg debuta en lo conversivo

deshielo como sinonimia de habitual

 

¡Los rinocerontes se queman!

 

¡PETA quiere llorar!

 

 

VIII

 

Estabilidad mental fractal

nuestros restos

y manías

edifican un psicopático vitral

            jardín farmacodinámico

                        de acceso al público general.

 

 

A la salida no olvides

tomar la foto del recuerdo

y comprar una postal.

 

 

poemas de Los rinocerontes se queman (2021)

 

 

Consuelo Nieto Ortega (México, 1991). Médico Cirujano, escritora y poeta con tres obras publicadas: Por favor muérete ya… y de miel (Grupo Rodrigo Porrúa, 2018), En la piel del elefante (Universidad Autónoma del Estado de México, 2019) y Los rinocerontes se queman (OXEDA, Nueva York Poetry Press, 2021). Ha colaborado en la antología Diversidad(es): Minificciones alternas siendo esta la primera antología mexicana con temática LGBTTTI. También ha participado en el dossier “Pasavante” de la revista de literatura Grafógrafxs y ha sido participante de varias publicaciones en medios electrónicos.

 



Compartir