03 Feb 2023

474. POESÍA COSTARRICENSE. JOSET ANDRÉ NAVARRO

-20 Ene 2023

 

CULEBRA CIEGA

Amerotyphlops costaricensis

 

La evolución hizo a la culebra reptante

en la oscuridad de la hojarasca,

debajo de ella,

como quien ve arriba la descomposición de los huesos.

 

La culebra ciega es el cordón umbilical

que une los reptiles a la noche.

 

Incluso posee dentadura únicamente en la maxila superior.

Casi parece que el tiempo la privara

de estar completa

para el trasiego de los dones.

 

Tan solo viva, está aislada

sin saber que existen las lumbreras

o las calles de un sentido,

o las demás serpientes

junto al líquido del alba

al pulir sus cuerpos y perfeccionarlos.

 

La culebra ciega, ¡remanso!

¿Qué mejoría le podrá dar la noche

sino cubrir el tiempo con su aroma,

tan simple,

bajo la ausencia de los dedos

y la manta de piel que le cierre los ojos?

 

La serpiente es un sueño infinito,

la forma líquida de la ausencia.

 

Antes de que ustedes se vayan,

creo justo mojar el ánimo con los aromas agradables.

Así ocurre para el ciego

que por años escucha crecer a la muerte

y, al sentirla llegar,

igual la mira sorprendido.

 

 

SERPIENTE DE MAR

Hydrophis platurus

 

¿De qué hablarán las olas si las mira el desconocido

por primera vez

frente al océano? ¿Le dirán:

—te vimos nacer de otra carne,

o, —viniste a nosotras

en el pantano de tu vejez: entra, hijo, entra?

 

El rayo azabache zigzaguea con la cabeza erguida al respirar

y me dice: —entra, hijo, entra al ojo de los mares.

 

—Entra, hijo, entra –y mueve el cuerpo

al deslizarse bajo la música.

 

Las olas se rompen a la entrada abierta de un galimatías.

Este mar

antecede al témpano que nos dio la vida

y que ahora nos la pide de vuelta.

 

Bajo el agua, el tiempo es un verso infinito.

Vemos a la serpiente con el ceño anegado

por el amor a las certidumbres maternales.

 

La serpiente de mar se acerca a la superficie

hecha un relámpago

y atraviesa el tiempo con la vista.

Dice:

—entra, viejo, entra –y se hunde en los marjales.

 

  

MANO DE PIEDRA

Metlapilcoatlus mexicanus

 

i/ii

A las obras del ofidio

les faltan rocas

y les sobra humanidad.

La acusación de misantropía

es refugio del ególatra

que ve en el arte la labor

de exaltarse a sí

para la

posteridad. El humano

escribe contra sí porque

el arte es la

labor de las bestias.

 

 

GRANOSA

Nothopsis rugosus

 

A veces quisiera el trabajo en alguna fundación

y que los méritos se den por las vidas que salvo,

pero elegí una labor confiada en los otros

que, algún día, hagan lo que yo no me atreví,

 

porque es más sencilla la intimidad

y tiene menos restricciones

para dormir plácidamente.

 

Así imagino a mis estudiantes

siendo generales sin obstinación

o promotores de investigaciones marítimas

de las que leo en artículos desde mi cama.

 

Deseo conocer el enigma de los reptiles

bajo el rincón luminoso de mi teléfono.

En este lugar, pienso la emoción de las personas

que harán guardia dentro del bosque,

 

mirarán las gotas que mojan este libro

a la mitad de un dosel muy lluvioso,

y me piensan pensándolas

con el gusto que les es propicio

al romper esta mañana

las armas de un cazador.

 

 

BOA ARCOÍRIS

Epicrates maurus

 

Se dijo que una gota de saliva

arrojó Eru por encima de su barba,

y que bajó al amanecer

donde atravesase las nubes:

 

la luz iluminó los arbustos

como un haz de joyería,

dio brillo a los peñascos.

 

Fuimos tras el pasaje

en el que notamos llover la saliva.

A la tierra la cubrían mariposas.

Bajo aleteos, las flores hervían

por esta fragancia

 

de aromas timidísimos.

Aunque ya era alto el día,

las estrellas perduraron.

Aun en la incorruptibilidad

no hayamos evidencia de Eru

en ninguna parte.

 

Cuando regresamos

con la ilusión convertida en desdicha,

sudorosos tras el desconsuelo

de haber buscado la respuesta

que aligerara nuestra carga,

seguía Eru sin revelársenos,

y así se mantuvo.

 

Llegamos al pueblo

con la orfandad. A la entrada,

junto al río desecado,

hallamos la boa que resplandecía

ante la luz de la tarde.

Era

 

distinta.

Su luto nos levantó

antes de entrar al pueblo,

seguimos adelante mientras la boa

nos miraba hecha el fulgor

que atravesara el oro

de mis ojos,

 

fuimos donde los ancianos

y les respondimos sonriendo

que las lluvias pronto volverían.

 

 

VORFREUDE (BIS)

 

peel your own image from the mirror.

Sit. Feast on your life.

DEREK WALCOTT, 1986

  

Espero el día en el que duerma en mi pueblo

y tenga un abrigo deshilachado dentro de la casa;

 se ponga gris de tanto polvo en mi ausencia.

Heredo el canto, no el perfume ni el miedo.

 

Llegará por la puerta de atrás diciéndome:

has vivido bien. Dejá tus sábanas. Seguime—.

Antes de salir, lavaré mis ojos con la luz del sol.

Una última vez quitaré el polvo de los muebles.

 

En la entrada puede que el horror me seduzca,

pero he vivido bien. Dejo las sábanas. Sigo.

Aunque ya no me esperen, buscaré a mis hermanas,

 

me tenderé en su jardín crecido de rosas.

 La noche de mi tregua la adornaré con bronce.

Adiós. Me voy al futuro, libre de sol y de frío.

 

De Kintsugi (2020)

 

 

Joset André Navarro (Tarrazú, 1991) Autor de los libros Kintsugi (EUCR, 2020) y Boa (EUNA, 2022), obra por la que se le otorgó el XLIII Premio de Poesía Universidad Nacional de Costa Rica. La mayoría de los poemas en esta selección pertenecen a este último trabajo. También es autor del poemario breve El parque de los Venados (EUNA, 2019) obra que recibe un lugar en el XXXV Certamen Literario Brunca. Participante en eventos literarios de Costa Rica, Uruguay, El Salvador, México y República Dominicana. Además, poemas suyos se encuentran en revistas impresas y digitales de Costa Rica, México, Chile y España. Licenciado por la Universidad de Costa Rica en Estudios Sociales y Cívica, con estudios en Asesoría Psicopedagógica por la Universidad Autónoma de Baja California. Conferencista sobre aprendizaje diferenciado en UABC, México (2015), y en herramientas cognitivas para el CPIC, Costa Rica (2020), entre otros. Es miembro de la Asociación Ornitológica de Costa Rica.



Compartir